¿Son seguros el pargo rojo u otros peces pargo durante el embarazo?

El embarazo es una etapa llena de cambios y decisiones importantes, especialmente en lo que respecta a la alimentación. Una pregunta común que las futuras mamás se hacen es si es seguro o no consumir pescado, como el pargo rojo, durante esta etapa tan crucial. En este artículo, vamos a explorar la seguridad del consumo de pargo rojo u otros peces pargo durante el embarazo. Descubriremos si es una opción nutritiva y segura o si existen riesgos ocultos que debemos tener en cuenta. ¡Sigue leyendo para obtener toda la información que necesitas!

Aunque el pescado es una parte saludable de cualquier dieta durante el embarazo, debes tener cuidado al elegir los tipos de pescado que deseas comer. Por este motivo, es recomendable comprobar si el pargo es seguro durante el embarazo antes de consumirlo.

El pargo rojo generalmente es seguro durante el embarazo. Sin embargo, debido al contenido de mercurio del pargo rojo, lo ideal es que este pescado no se coma más de una vez a la semana. Otras especies de pargos varían en su contenido de mercurio y cada una se describe a continuación, con algunos consejos sobre el embarazo.

Hay muchas especies de pargos con las que hay que estar al día: ¿cuáles se llaman pargos rojos? En este artículo, aprenderá con qué frecuencia puede disfrutar del pargo rojo y otros peces pargo, y cómo disfrutarlos de manera segura.

¿Es seguro el pargo rojo durante el embarazo?

El pargo rojo es seguro durante el embarazo, pero no debe consumirse con demasiada frecuencia debido a su contenido de mercurio. Por eso, procura no comer este pescado más de una vez por semana.

El pargo rojo, o cualquier otro pez pargo, siempre debe consumirse completamente cocido durante el embarazo.

Como siempre, no se recomienda el pescado crudo durante el embarazo debido al riesgo de contaminación por listeria y otras bacterias, así como a enfermedades transmitidas por los alimentos. El pargo rojo no es una excepción (Fuente: PMC).

Todos los tipos de pargo deben cocinarse al menos por completo. 145F/62.8C durante el embarazo antes de comer (Fuente: USDA). Puede usar un termómetro para alimentos para determinar si el pescado está cocido, o cortarlo en la parte más gruesa y buscar gelatina o manchas poco cocidas, especialmente si está cocido con hueso.

¿Son seguros el pargo rojo u otros peces pargo durante el embarazo?

¿El pargo tiene un alto contenido de mercurio?

Existen varias especies de pargo, cada una con diferentes valores nutricionales y niveles de mercurio:

El pargo rojo a menudo se conoce como pargo carmesí, pargo rosado hawaiano, pez carmesí u opakapaka en Australia. como ocurre en el Océano Índico, el Pacífico y tan al sur como Hawaii. Por lo tanto, los peces etiquetados como Crimson Snapper deben tratarse como Red Snapper (Fuente: pescado.gov.au).

El pargo rojo tiene el contenido de mercurio más bajo de muchas especies de pargo, con un promedio de PPM (partes por mil) de 0,60. Esta es una cantidad moderada de mercurio. Sin embargo, este hallazgo se basó en un tamaño de muestra limitado y, por lo tanto, no es definitivo. Significa que el pargo rojo debe seguir consumiéndose con precaución durante el embarazo (Fuente: Perinatología).

Rastreador tiene un mayor contenido de mercurio en comparación con otras especies de pargos, por lo que debe evitarse durante el embarazo (fuente: Selector de marisco EDF). Aunque el Departamento de Protección Ambiental de Florida informó que contenía 0,182 ppm de mercurio (lo cual es moderado), es mejor pecar de cauteloso.

pargo de cordero es otra variedad con niveles elevados de mercurio, por lo que este tipo de pargo también debe evitarse o consumirse muy raramente durante el embarazo.

pargo bermellón tiene un contenido moderado de mercurio, lo que lo hace seguro durante el embarazo, pero debe limitarse a no más de una vez por semana, al igual que el pargo rojo.

Pargo de cola amarilla Es otro pargo apto para el embarazo, pero su consumo debe limitarse una vez a la semana debido a su contenido moderado de mercurio.

pargo de seda tiene un contenido moderado de mercurio, lo que significa que es seguro una vez a la semana durante el embarazo, pero no más. También obtiene una puntuación baja cuando se le pregunta qué tan respetuosa con el medio ambiente es la pesca (fuente: Selector de marisco EDF).

pargo rojo del pacífico es en realidad un pez roca del Pacífico. La mayoría de las especies de pescado de roca contienen una cantidad moderada de mercurio, por lo que su consumo debe limitarse a una porción por semana (Fuente: Selector de marisco EDF).

Un pez azul pargo es una versión pequeña del pez azul del Atlántico adulto (Fuente: mi agua tierra). Esta especie de pargo tiene un promedio de PPM de mercurio de 0,368, que es muy alto en comparación con otras especies de pargo, y solo debe consumirse con moderación durante el embarazo (Fuente: FDA).

El pargo gris también se conoce como pargo de manglar. y tiene un mercurio PPM de 0,175. Esta es una cantidad moderada, por lo que este tipo de pargo no debe consumirse más de una vez por semana (Fuente: Departamento de Protección Ambiental de Florida).

El pargo dorado también se conoce como pargo blanco o blanquillo. y tiene un nivel promedio de mercurio de 1,45, que es demasiado alto para su consumo durante el embarazo y probablemente sea mejor evitarlo (Fuente: Perinatología). Si ya ha comido pargo dorado/pargo blanco, no se preocupe, evítelo por el resto del embarazo. Si lo ha comido con frecuencia, debe hablar con su médico y controlar sus niveles de mercurio por si acaso.

¿Es el pargo una buena opción para las mujeres embarazadas? ¿Hay alguna ventaja?

En lo que respecta al pescado, el pargo rojo es relativamente bajo en grasa. Una porción de 100 gramos de pargo contiene 1,7 gramos de grasa, 128 calorías y 26 gramos de proteína.

El pargo también es una buena fuente de potasio al 15% de la cantidad diaria recomendada y proporciona el 3,1% de sus necesidades diarias de calcio (Fuente: Nutriciónix).

El contenido total de ácidos grasos omega-3 en el pargo rojo es 0,2 que no es el valor más alto en comparación con otros pescados como el arenque con 2,5 (fuente: La Universidad Estatal de Oregon). El omega 3 es importante durante el embarazo para el desarrollo del cerebro de su bebé, así como para la función cognitiva y la visión.

Los estudios incluso muestran que el omega-3 puede prevenir la depresión posparto y reducir el riesgo de parto prematuro (Fuente: apa, Reseñas de obstetricia en ginecología.). Las mujeres embarazadas deben consumir 1,4 gramos de omega-3 al día (fuente: norteIh).

La buena noticia es que el alto contenido de proteínas y el bajo contenido de grasas y calorías del pargo lo convierten en una buena opción para las mujeres embarazadas que desean aumentar su consumo de proteínas sin agregar calorías o grasas adicionales a su dieta.

Durante el embarazo, necesita entre 75 y 100 gramos de proteína por día, lo cual es importante para mantener fuertes tanto a usted como a su bebé en crecimiento (Fuente: apa).

¡A continuación se muestran algunas sugerencias de recetas de pargo preñado!

¿Son seguros el pargo rojo u otros peces pargo durante el embarazo?

3 formas saludables de disfrutar el pargo durante el embarazo

A continuación se muestran algunas formas de agregar pargo a su dieta durante el embarazo. Recuerda que la mayoría de los pargos se deben comer una vez a la semana, ¡pero definitivamente puedes prepararlos deliciosos entonces!

Pargo rojo al horno es una forma saludable y saciante de disfrutar este pescado sin la grasa y las calorías añadidas que aporta el pescado frito o empanizado. El pargo rojo al horno se puede condimentar con ajo, mantequilla, pan rallado sazonado y queso parmesano con verduras y patatas a un lado.

El pargo rojo a la parrilla es un plato delicioso, pero asegúrate de cocinar bien el pescado. Esta receta recomienda asar a la parrilla entre 400 y 450F, lo cual es adecuado para mujeres embarazadas ya que cocina completamente el pescado.

El pargo se puede condimentar con pimentón, pimienta, cebolla en polvo, ajo en polvo, orégano, tomillo, sal y pimienta de cayena y disfrutar con una selección de verduras y patatas, arroz o cuscús como acompañamiento.

Pargo rojo con tomate es una forma más sabrosa de disfrutar este pescado. El pargo debe freírse y servirse con ajo simple y tomates picados picantes. También puedes descubrir todo sobre los tomates durante el embarazo aquí.

En general, las especies de pargos son una proteína de alta calidad que puedes disfrutar durante el embarazo, siempre y cuando las comas con moderación.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






¿Son seguros el pargo rojo u otros peces pargo durante el embarazo? – Preguntas frecuentes

¿Son seguros el pargo rojo u otros peces pargo durante el embarazo?

El consumo de pescado durante el embarazo es un tema que genera dudas en muchas mujeres. En particular, cuando se trata de peces como el pargo rojo u otros peces pargo, es importante conocer si son seguros o si representan algún riesgo para la salud de la madre y el feto.

Beneficios del pescado durante el embarazo

El pescado, en general, es una excelente fuente de proteínas, ácidos grasos omega-3 y otros nutrientes esenciales para el desarrollo fetal y la salud de la madre. Los omega-3, presentes en peces como el pargo rojo, son especialmente importantes, ya que contribuyen al desarrollo adecuado del sistema nervioso del bebé.

No obstante, durante el embarazo también hay que considerar los posibles riesgos asociados al consumo de determinados peces ricos en mercurio o contaminantes, los cuales podrían afectar negativamente al desarrollo del feto.

Recomendaciones sobre el consumo de pargo rojo u otros peces pargo

Las autoridades sanitarias y los expertos en nutrición recomiendan que las mujeres embarazadas limiten su consumo de pescado a especies que sean bajas en mercurio y otros contaminantes. El pargo rojo y otros peces pargo, en general, son seguros para el consumo durante el embarazo, siempre y cuando se sigan las siguientes recomendaciones:

  1. Elige peces frescos y de buena calidad.
  2. Evita consumir pescado crudo o poco cocido.
  3. Limita el consumo de pescado a 2-3 porciones por semana.
  4. Varía los tipos de pescado que consumes, evitando la repetición regular del mismo tipo.
  5. Retira las partes altas en grasa, como la piel y las vísceras, que suelen acumular más contaminantes.

Si tienes dudas sobre qué peces son seguros y cuáles debes evitar durante el embarazo, siempre es recomendable consultar con tu médico o nutricionista. Ellos podrán brindarte una guía personalizada basada en tu situación particular.

Referencias:


Deja un comentario