¿Se puede comer morcilla durante el embarazo? ¿Es seguro?

El embarazo es una etapa maravillosa llena de cambios y de la necesidad de cuidar de nuestra salud y la del bebé. Durante estos nueve meses, es normal que nos surjan dudas sobre qué alimentos son seguros y cuáles debemos evitar. Una de las preguntas más comunes es si se puede comer morcilla durante el embarazo. En este artículo, despejaremos todas tus dudas y te contaremos si es seguro disfrutar de este delicioso embutido durante esta etapa tan especial. ¡No te lo pierdas!

Última actualización el 24 de septiembre de 2022

Independientemente de si eres fanático de la morcilla, a menudo es una elección de alimento inusual debido a un ingrediente único: la sangre. Pero, ¿es seguro comer durante el embarazo cuando se presentan estos antojos?

La morcilla es segura para comer durante el embarazo siempre que esté bien cocida. Este tipo de pudín contiene grasa y sangre de cerdo, que pueden albergar bacterias dañinas. Sin embargo, el proceso de cocción mata las bacterias presentes.

¿Qué tal la salchicha blanca? ¿Hay beneficios para la salud al comer morcilla durante el embarazo? En este artículo, revisaremos las recomendaciones de seguridad de la morcilla y brindaremos algunos consejos para agregarla a su dieta equilibrada durante el embarazo.

¿Las mujeres embarazadas pueden comer morcilla?

La morcilla es un tipo de embutido que combina grasa y sangre de cerdo. Es popular en muchas partes del mundo, incluidos el Reino Unido, Irlanda y Nueva Zelanda. A menudo lo ves como parte de un desayuno inglés. En algunas partes del mundo también se le llama morcilla o boudin noir. Por seguridad durante el embarazo, puede tratar a todos por igual.

Algunas personas pueden evitar comerlo debido a preocupaciones sobre los ingredientes. Sin embargo, la morcilla o morcilla, si está bien cocida, es segura para comer durante el embarazo.

Los productos cárnicos procesados, como la morcilla, se deben cocinar a una temperatura interna de 160 grados Fahrenheit para matar cualquier bacteria dañina como Listeria monocytogenes que pueda estar presente (Fuente: Asociación Americana del Embarazo).

La infección por Listeria, también llamada listeriosis, es una enfermedad rara pero grave que puede ser peligrosa para las mujeres embarazadas y sus hijos por nacer.

Los síntomas de la listeriosis incluyen fiebre, dolor muscular y problemas gastrointestinales como diarrea. Si está embarazada y experimenta alguno de estos síntomas, es importante buscar atención médica de inmediato (Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades).

¿Se puede comer morcilla durante el embarazo? ¿Es seguro?

Además de cocinar bien, también puedes reducir el riesgo de intoxicación alimentaria evitando las morcillas que hayan estado demasiado tiempo a temperatura ambiente.

Las bacterias pueden multiplicarse en la carne que no se ha enfriado adecuadamente. Al igual que otros productos cárnicos procesados, la morcilla debe almacenarse en el refrigerador a menos de 40 grados Fahrenheit (Fuente: Asociación Americana de Ciencias de la Carne).

Para estar seguro, compre la morcilla únicamente fría y consúmala en unos días. Si no está seguro de la calidad, es mejor evitarlo por completo.

La morcilla también se sirve como plato de desayuno con huevos, tocino y tostadas (“desayuno inglés”). Si lo haces en casa, cocínalo bien antes de agregarlo a los demás ingredientes. Al comprar en un restaurante, consulta con tu camarero para asegurarte de que el plato se ha preparado correctamente y consúmelo caliente.

Si lo va a comer en un buffet (como la barra de desayuno de un hotel), manténgalo caliente para que sea seguro comerlo durante el embarazo.

¿La morcilla es beneficiosa para las mujeres embarazadas?

La morcilla se elabora con grasa y sangre de cerdo, ambas excelentes fuentes de hierro (Fuente: salchichas británicas).

El hierro es un nutriente esencial para las mujeres embarazadas ya que ayuda a prevenir la anemia ferropénica. El hierro es necesario para las mujeres embarazadas porque ayuda a transportar oxígeno al feto y la placenta. También ayuda a que el cerebro y el sistema nervioso del bebé se desarrollen adecuadamente (Fuente: Diario de alimentación durante el embarazo.).

Las mujeres embarazadas necesitan 30 miligramos de hierro al día (Fuente: BMC Pregnant and Childbirth Journal) y 100 gramos de morcilla contienen 10,9 mg de hierro (Fuente: revisa tu comida).

Además de hierro, también es una excelente fuente de proteínas. La proteína es vital para las mujeres embarazadas, ya que ayuda a formar y reparar tejidos. También es necesario para el crecimiento y desarrollo del feto.

Durante el embarazo, necesitas entre 75 y 100 gramos de proteína por día (Fuente: Asociación Americana del Embarazo). Cien gramos de morcilla contienen 9 gramos de proteína (Fuente: revisa tu comida).

Aunque es seguro y nutritivo para las mujeres embarazadas, debes comerlo con moderación ya que tiene un alto contenido calórico.

Se recomienda que una mujer embarazada consuma entre 1800 y 2400 calorías por día (Fuente: MedlinePlus). Cien gramos de morcilla tienen 277 calorías (fuente: revisa tu comida).

El consumo elevado de calorías y grasas puede provocar un aumento de peso no saludable, lo que puede perjudicar tanto a la madre como al bebé. El aumento excesivo de peso durante el embarazo puede aumentar el riesgo de diabetes gestacional, presión arterial alta y complicaciones durante el parto (Fuente: Línea Saludable).

¿Se puede comer morcilla durante el embarazo? ¿Es seguro?

¿Puedo comer morcilla durante el embarazo?

La Weisswurst es similar a la morcilla, pero no contiene sangre animal. Se compone de grasa de cerdo, copos de avena y diversas especias.

Al igual que la morcilla, la morcilla blanca se puede comer con seguridad durante el embarazo siempre que se cocine bien y se almacene adecuadamente. También es una rica fuente de hierro y proteínas, pero como no contiene sangre animal, contiene menos hierro.

Sin embargo, debido al alto contenido de grasas y calorías, las mujeres embarazadas sólo deben consumir salchichas blancas con moderación.

Esperamos que este artículo haya ayudado a aclarar cualquier idea errónea sobre la morcilla y el embarazo. Si tiene más preguntas, comuníquese con su médico o proveedor de atención médica.

Este artículo fue revisado y aprobado para su publicación de acuerdo con nuestra política editorial.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Preguntas Frecuentes: ¿Se puede comer morcilla durante el embarazo? ¿Es seguro?

Preguntas Frecuentes: ¿Se puede comer morcilla durante el embarazo? ¿Es seguro?

El embarazo es un período en el que las mujeres deben tener cuidado con su alimentación para garantizar el bienestar de su bebé en desarrollo. Muchas veces, las mujeres embarazadas tienen dudas sobre qué alimentos deben evitar durante esta etapa tan especial. Una pregunta común que surge es si se puede consumir morcilla durante el embarazo, y si su consumo es seguro. En este artículo, resolveremos tus dudas y te brindaremos información basada en fuentes confiables.

¿Qué es la morcilla?

La morcilla es un embutido que se elabora a partir de la sangre coagulada de cerdo, la cual se mezcla con diferentes especias y se embute en una tripa. Es un alimento que se consume en muchas partes del mundo y es apreciado por su sabor característico.

¿Es seguro comer morcilla durante el embarazo?

Si bien la morcilla puede ser deliciosa y tentadora para algunas mujeres embarazadas, su consumo no se considera seguro debido a varios factores:

  1. Contenido de vitamina A: La morcilla contiene niveles significativos de vitamina A, la cual en grandes cantidades puede ser perjudicial para el desarrollo del feto. El exceso de vitamina A se ha relacionado con malformaciones congénitas en el bebé.
  2. Contenido de sodio: La morcilla suele tener alto contenido de sodio, lo que puede causar retención de líquidos y elevar la presión arterial. Esto puede ser especialmente preocupante para mujeres embarazadas con problemas de hipertensión.
  3. Riesgo de infecciones alimentarias: Durante el embarazo, el sistema inmunológico se encuentra más debilitado, lo que incrementa el riesgo de sufrir infecciones alimentarias. La morcilla cruda o mal cocida puede contener bacterias dañinas como la Listeria, que puede ser perjudicial para el feto.

Por todas estas razones, se recomienda que las mujeres embarazadas eviten consumir morcilla durante esta etapa. Es importante recordar que cada embarazo es único y que es fundamental consultar a un médico o nutricionista para obtener asesoramiento personalizado.

Alternativas saludables

Si eres amante de la morcilla y necesitas satisfacer tus antojos durante el embarazo, existen alternativas más seguras que podrás disfrutar:

  • Embutidos cocidos: Opciones como el jamón cocido, pavo o pollo son recomendables ya que se someten a altas temperaturas durante su preparación, lo que ayuda a eliminar posibles bacterias dañinas.
  • Proteínas vegetales: Puedes optar por fuentes de proteínas vegetales como legumbres, tofu, tempeh, o seitán para obtener los nutrientes necesarios durante el embarazo.

Recuerda que siempre es importante llevar una alimentación equilibrada durante el embarazo, asegurándote de obtener todos los nutrientes necesarios para el desarrollo saludable de tu bebé. Si tienes cualquier duda o preocupación sobre tu alimentación durante el embarazo, no dudes en consultar a tu médico o profesional de la salud.


Deja un comentario