Crisis Tirotóxica

Todo Sobre la Crisis Tirotóxica

La crisis tirotóxica se encuentra relacionada con un descontrol en la liberación de las hormonas tiroideas, producidas por la glándula tiroides, siendo esta un pequeño órgano situado en el cuello, sobre la tráquea. Este desajuste trae como consecuencia una serie de manifestaciones y varias complicaciones, afectando hasta las 5% de los pacientes con hipertiroidismo. ¿Quieres conocer más al respecto? Te lo contamos todo a continuación.

Crisis Tirotóxica


¿Qué es una crisis tirotóxica o tiroidea?

También conocida como tormenta tiroidea o crisis tiroidea, es una complicación extrema que se produce a raíz de un estado de hipertiroidismo, siendo esto último la producción y liberación exagerada de hormonas tiroideas por parte de la glándula tiroides. Y, aunque es una patología peligrosa ya que tiene una mortalidad del 30%, su incidencia es muy baja, por tanto, es probable que si padeces de hipertiroidismo nunca sufras una crisis tirotóxica.

Lo más común es que se presente en adultos, aunque también se han reportado algunos casos en adolescentes y niños. Sin embargo, es importante mencionar que suele aparecer cuando no se sigue un tratamiento adecuado, en caso de que sufras de bocio multinodular hiperfuncionante o adenoma.

regresar al menú ↑

Síntomas de una crisis tirotóxica

Las hormonas tiroideas son pleiotrópicas, es decir, tienen la capacidad de ejercer sus funciones en muchos órganos y tejidos al mismo tiempo. Ellas son como los constructores que mantienen el edificio erguido y en funcionamiento, pero en nuestro cuerpo.

Ahora bien, al tener tantas funciones, si sus niveles se ven alterados –como ocurre en la crisis tirotóxica- lo más probable es que el resto del organismo también, por tanto, los síntomas son muy variados, pero te los resumimos a continuación:

  • Hipertermia (puedes tener calor sin presencia de fiebre).
  • Taquicardia, donde sientes más de 100 latidos por minuto.
  • Alteración del estado mental, donde puedes manifestar alucinaciones, ataques de pánico, insomnio, nerviosismo y labilidad emocional.
  • Sudoración profusa.
  • Es probable sientas tu piel roja y caliente.
  • Puedes tener náuseas, vómitos o diarrea.
  • Presencia de aumento de volumen en la región anterior del cuello (bocio).
  • Manifestaciones oculares como irritación y picor, también puedes tener visión doble.

Sin embargo, estos síntomas no aparecen todos de manera súbita, generalmente su instalación es progresiva, donde con el pasar de los días se van haciendo más evidentes, a medida que la concentración de hormonas tiroideas va aumentando.

regresar al menú ↑

Causas de una crisis tirotóxica

Lo cierto es que las causas que te pueden llevar de un hipertiroidismo a una crisis tirotóxica o tiroidea no se encuentran muy claras aun, pero si es probable que el hecho de no tener un diagnóstico, control médico o tratamiento pueda aumentar exponencialmente las posibilidades de presentarla.

Ahora bien, la crisis tirotóxica comienza cuando la actividad de la glándula tiroides aumenta generando un hipertiroidismo de base, que puede ser debido a distintas causas, entre las que podemos mencionar:

  • Tumores hipofisarios que estimulan de forma excesiva la glándula tiroides.
  • Resistencia de la hipófisis a las señales tiroideas, ya que lo normal es que cuando la producción hormonal es elevada se suprima el estímulo de la hipófisis a la tiroides, lo que cesa la producción. De esta manera el sistema se autorregula.
  • Inflamación de la tiroides (tiroiditis) con aumento de su eliminación.
  • En caso de que presentes tejido tiroideo ectópico, es decir, que las hormonas tiroideas sean liberadas desde otros órganos.
  • Enfermedad de Graves, siendo una de las principales causas de hipertiroidismo, es producida cuando el sistema inmune ataca a la glándula tiroides.
  • Otra enfermedad autoinmune que ataca a la tiroides es la enfermedad de Hashimoto, común sobre todo en mujeres de mediana edad.

regresar al menú ↑

Consecuencias de una crisis tiroidea o tirotóxica

Al igual que los síntomas, las consecuencias son muy variadas y si no se diagnostica o trata a tiempo, pueden ser graves. Estas en general se suelen agrupar dependiendo del sistema o órgano afectado, pero las más comunes son:

Cardiovasculares: El exceso de hormonas tiroideas tiene un efecto estimulante sobre el corazón, lo que lleva a taquicardia y posteriormente a distintas arritmias, donde algunas pueden ser fatales. También se han reportado casos de infartos al miocardio y accidentes cerebro-vasculares o ictus.

Sistema nervioso: Alteración de la conciencia que puede llegar al estupor y al coma. Paciente somnoliento que no responde a los estímulos, que se encuentra lábil o cambiante emocionalmente, entre la tristeza y la felicidad sin razón.

regresar al menú ↑

Tratamiento para una crisis tirotóxica

Para evitar el progreso de la enfermedad y sus complicaciones, es necesario un diagnóstico oportuno y tratamiento lo más rápido posible, una vez presentes los síntomas. Las medidas a tomar son:

  • Debes reponer los líquidos perdidos.
  • Te administrarán antiarrítmicos como digoxina.
  • A través de medicamentos como metimazol y carbimazol se inhibe tu síntesis hormonal.
  • Te prescribirán yoduro inorgánico para evitar la liberación hormonal.
  • Tal vez necesites propanolol o bloqueadores selectivos adrenérgicos para eliminar los síntomas como la taquicardia, la sudoración y la hipertermia.
  • A veces será necesaria la diálisis para limpiar tu sangre de la gran carga hormonal.

Una vez usted se encuentre estable se deben evaluar opciones para extraer quirúrgicamente la tiroides y la ingestión de yodo radioactivo.

Fuentes externas: