Crisis Respiratoria

Todo Sobre la Crisis Respiratoria

La función primordial de tu aparato respiratorio es mantener un correcto intercambio de gases a nivel pulmonar. Sin embargo, esto puede ser alterado por la presencia de crisis respiratorias, que se generan por diferentes causas. Cuando estas crisis te afectan, existen síntomas y signos característicos que consiguen presentarse. ¿Quieres conocer más al respecto? ¡Quédate con nosotros y te lo contamos!

Crisis Respiratoria

¿Qué es una crisis respiratoria?

La crisis respiratoria es una afección potencialmente mortal, donde existe la necesidad de que hagas más esfuerzo para conseguir una ventilación correcta y solo así logras oxigenar todos tus tejidos. Las crisis respiratorias suelen ser un motivo de visita frecuente en los centros de salud.

Estas crisis pueden afectarte de manera rápida y severa, permaneciendo por un largo periodo de tiempo, lo que suele ser alarmante tanto para ti como para las personas que te rodean.

regresar al menú ↑

Síntomas de una crisis respiratoria

Las manifestaciones clínicas de la crisis respiratoria pueden variar dependiendo de la causa, de su gravedad y de cómo se encuentre tu salud en general. Sin embargo entre los síntomas más comunes están:

  • Respiración difícil y acelerada.
  • Disminución de la presión arterial.
  • Puedes sentir mareos acompañado de sudoración.
  • En ciertos casos es posible que sientas dolor torácico.
  • Es común que presentes una sensación de “falta de aire”.

Se debe ir al médico de manera urgente si presentas signos de severidad, como perdida de la conciencia, palpitaciones, dolor torácico fuerte o agitación. Es posible que necesites tratamiento de forma inmediata y quizás hasta la hospitalización en un centro de salud.

regresar al menú ↑

Causas de una crisis respiratoria

Son distintas las alteraciones que pueden causar en ti una crisis respiratoria. Una combinación de ellas o la presencia de una sola, logra ocasionar la dificultad para respirar. Entre las causas más frecuentes tenemos:

  • Enfermedades respiratorias: Si sufres de alguna Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), asma o neumonía, estas propenso en cualquier momento a sufrir una crisis respiratoria.
  • Insuficiencia cardiaca: El corazón bobea sangre a todos los tejidos incluyendo tus pulmones, si hay una alteración de esta bomba cardiaca, se puede acumular líquido en tu sistema respiratorio originándote un edema pulmonar, lo que es una complicación grave.
  • Anemia: Los glóbulos rojos son los encargados de llevar el oxígeno a los diferentes tejidos de tu cuerpo. Si hay una disminución de estos ya sea por una hemorragia o por otra enfermedad, los pulmones actúan elevando la frecuencia respiratoria para compensar la falta de oxígeno.
  • Acidosis metabólica: Debido a la acumulación de ácidos en tu organismo, puedes comenzar a sentir una sensación de falta de aire.
  • Síndrome de hiperventilación.

También distintos canceres que aparecen en el pulmón o se extienden a este órgano pueden afectar el proceso respiratorio. De igual manera, una enfermedad neurológica o muscular que afecte tu respiración puede causar en cualquier momento una crisis respiratoria.

regresar al menú ↑

Consecuencias de una crisis respiratoria

Las consecuencias que puedes sufrir durante o después de una crisis respiratoria son variadas y van a depender de la severidad de la afección. En los casos más graves puede haber un colapso pulmonar, en donde tus pulmones sufran algún tipo de lesión. Ante esta consecuencia necesitarías una atención médica inmediata.

Durante una crisis respiratoria repentina, que trae como resultado una falta de oxigenación en tu cerebro, puedes padecer de un sincope, que se trata de una pérdida de conciencia transitoria, con una posterior recuperación.

Otras de las secuelas frecuentes, son las infecciones en tu sistema respiratorio. Muchas de estas son leves, que solo requerirás tratamiento de antibiótico en casa. Sin embargo, en otras ocasiones requieres de una atención médica más especializada.

regresar al menú ↑

Tratamiento para una crisis respiratoria

El tratamiento de la crisis respiratoria va a depender de la causa que te la provoque. Si en el momento de tu hospitalización te monitorizan y tienes bajos niveles de oxígeno en sangre, inmediatamente te suministraran este gas mediante una mascarilla o cánula facial.

En casos más graves, donde no eres capaz de mantener una respiración constante, se puede hacer uso de ventilación mecánica. Cabe destacar que el manejo clínico de las crisis respiratorias, además de tratar la causa de la enfermedad que lo origina, está destinado a brindarte un soporte para el mantenimiento de un buen proceso respiratorio.

Fuentes externas: