Crisis Gotosa

Todo Sobre la Crisis Gotosa

La crisis gotosa es una afección muy molesta, que suele ser más común en hombres jóvenes y mujeres después de los 50 años. ¿Sientes dolor en las articulaciones después de ingerir algunas comidas? Puede que esta sea la razón, pero para estar seguros quédate con nosotros y entérate de todo lo referente a esta patología. ¡Comencemos!

Crisis Gotosa


¿Qué es una crisis gotosa?

Afortunadamente, la crisis gotosa, también conocida simplemente como gota o artritis gotosa, es una patología muy tratable, ya que se presenta como una forma de inflamación de las articulaciones, pero que se encuentra relacionada a un aumento de los niveles de ácido úrico en tu cuerpo.

Ahora bien, ¿qué es el ácido úrico alto o hiperuricemia? Es un compuesto que se obtiene del metabolismo de los alimentos que ingieres, sobre todo las carnes y cuando sus niveles se encuentran por encima de lo normal, tienden a formarse cristales de ácido úrico que se adhieren a las articulaciones, formando una “gota” y generando una serie de síntomas molestos.

Por otro lado, es importante que conozcas que esta patología se encuentra con mayor frecuencia en hombres jóvenes, siendo rara en mujeres menores de 40 años, ya que estas últimas tienen protección hormonal. Sin embargo, una vez entrada la menopausia, las mujeres tienen igual de posibilidades de desarrollar hiperuricemia y, por ende, sufrir una crisis gotosa.

regresar al menú ↑

Síntomas de una crisis gotosa

Los síntomas que puedes sufrir en caso de tener una crisis gotosa son muy variados, pero de manera general, los más comunes son los siguientes:

  • Dolor repentino en una articulación, siendo más frecuentes aquellas del dedo gordo del pie, puede ser izquierdo o derecho. Sin embargo, esto no quiere decir que no afecte cualquier articulación del cuerpo, también en las manos y muñecas es común.
  • Dificultades para mover la extremidad afectada, esto producido por el dolor y la inflamación de la zona.
  • Hay aumento de volumen de la articulación con enrojecimiento, en ocasiones también puedes sentir la zona caliente e inflamada.

Estos síntomas pueden mejorar o desaparecer en un lapso de 3 a 5 días sin tratamiento, pero lo más probable es que ocurran recaídas sin un control adecuado de la enfermedad. Por otro lado, si ha sufrido de gota alguna vez, es probable que a medida que envejece los síntomas empeoren, provocando complicaciones más serias.

regresar al menú ↑

Causas de una crisis gotosa

Hay muchos factores que pueden estar provocando tus crisis de gota, incluso hay algunos que no pueden ser modificados, como la genética o el sexo, ya que es probable que haya una predisposición en los hombres a padecer de gota, ocurriendo la primera crisis en la adultez temprana. Pero, además de esto, hay otras causas relacionadas:

  • Una dieta rica en carnes, frutas y azucares, los cuales tienen una relación directa con la elevación del ácido úrico.
  • La ingestión de alcohol también es un factor desencadenante de una crisis de gota.
  • Si posees enfermedades metabólicas o renales de base, es posible que tengas más posibilidades de tener una crisis gotosa.
  • Algunos medicamentos como los diuréticos o las aspirinas, pueden estimular los niveles de ácido úrico. Por esto es importante que comunique a su médico de cualquier molestia o inconformidad con los tratamientos.

regresar al menú ↑

Consecuencias de una crisis gotosa

Lo cierto es que las complicaciones derivadas de una crisis gotosa son muy poco frecuentes y aisladas, siempre que se siga un tratamiento médico específico, claro está. Ahora bien, ¿qué ocurre si no tomas los cuidados necesarios para manejar la crisis gotosa? Puedes sufrir las siguientes consecuencias:

  • Las recidivas o recaídas son muy comunes si no se tiene un control de los niveles de ácido úrico, provocando la aparición de crisis varias veces al año e incluso al mes.
  • Por otro lado, si no se trata adecuadamente, estos cristales adheridos pueden provocar daños en la articulación donde se encuentran, llegando a destruirla.
  • Pueden aparecer “tofos” que no son más que la aglomeración de cristales en la articulación de forma masiva, lo que provoca un abultamiento, haciéndose visible. Esto puede aparecer en varias articulaciones y durante cada crisis estos tofos se tornan dolorosos.

regresar al menú ↑

Tratamiento para una crisis gotosa

El tratamiento puede variar, ya que depende de tus preferencias y las de tu médico, sin embargo, a grandes rasgos consiste en dos factores: fármacos y cambio en el estilo de vida. Respecto a los fármacos más utilizados para tratar una crisis gotosa tenemos:

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINES) como el ibuprofeno, naproxeno y otros medicamentos de venta libre. Son ideales para el tratamiento sintomático, disminuir la hinchazón y reducir las molestias.
  • En caso de que no puedas tomar AINES, se te prescribirán corticoesteroides, que harán la misma función que los anteriores, pero necesitan ser administrados bajo control y asistencia médica.

Por otro lado, hay ciertas modificaciones en la alimentación y rutina diaria que deben seguirse:

  • Evitar el sobrepeso.
  • Hacer ejercicio todos los días durante, al menos, 30 minutos.
  • No ingerir frecuentemente carnes rojas, es mejor optar por carnes blancas como el pollo y el pescado.
  • Evitar el consumo de alcohol en la medida de lo posible.

Fuentes externas:

[content-egg module=Youtube template=tile]