Crisis de Lactancia

Todo Sobre la Crisis de Lactancia

Durante el proceso de lactancia materna existen diferentes períodos críticos, en donde, si no se está preparado previamente para estos, pueden ocurrir ciertas complicaciones tanto para la madre como para el pequeño. Uno de ellos es la crisis de lactancia. ¡Quédate con nosotros y entérate de qué se trata!

Crisis de Lactancia

¿Qué es una crisis de lactancia?

Cuando hablamos de la crisis de lactancia o también denominada “crisis de los 3 meses”, nos referimos a periodos en donde la madre cree -de forma errónea- que no tiene ni está produciendo leche. Además, es posible que se note al niño más inquieto de lo normal, lo que lleva a la madre a entrar en pánico y opta por darle biberón a su bebé.

Ahora bien, si estas en esta situación debemos decirte que es bastante común, debido a que tu hijo está creciendo y necesita más leche de la que estás produciendo. Cabe destacar que él bebé en pleno crecimiento es el único capacitado para regular la cantidad de leche acorde a sus necesidades, es por ello que cambia su comportamiento para solucionarlo.

regresar al menú ↑

Síntomas de una crisis de lactancia

Estas crisis suelen ocurrir por la noche, donde tu hijo se despierta más continuamente y reclama el pecho de forma más ansiosa. De la misma manera, este puede llorar más y demostrar incomodidad.

Las crisis pueden manifestarse en diferentes edades antes de los 12 meses, es por ello que tú, como madre, debes saber identificar estas situaciones a partir de los siguientes síntomas:

  • Puedes evidenciar que el bebé mama menos, pero mucho más a menudo, disminuyendo así las tomas largas.
  • Es normal que observes que el lactante no engorda tanto en comparación con los meses anteriores.
  • Generalmente, el niño se introducirá de forma frecuente las manos a la boca y se chupará los dedos.  
  • Las excretas del pequeño también se verán disminuidas. Notarás que los cambios de pañal no son tan comunes como antes.
  • Podrás evidenciar más flacidez en tus mamas y disminución de la hinchazón.

Como madre, debes adaptarte a esta nueva realidad y alimentar al bebé cuando lo necesite. Mientras más pecho le das, mayor será la producción de leche. Sin embargo, esta elaboración puede aumentarse con un sacaleches.

regresar al menú ↑

Causas de una crisis de lactancia

La razón que explica el porqué de todos estos cambios y la presencia de la crisis como tal es que el lactante está pasando por un proceso de crecimiento normal, en donde sus necesidades de acuerdo al consumo de leche están aumentando considerablemente.

Muchos denominan a estas crisis como un desajuste, pero realmente no lo son, al contrario, lo que está sucediendo en realidad es un ajuste que equilibre la oferta y la demanda. Además, tu pequeño ha asimilado comer de una forma más vigorosa y no necesita de tanto tiempo succionando la mama. Esto se traduce a que el crecimiento es normal y su apetito se ha elevado.

Otras de las causas planteadas acerca el origen de esta crisis, es la maduración del sistema gastrointestinal del bebé, lo que genera un cambio en la leche que le aportas, alterando a la vez su sabor.

regresar al menú ↑

Consecuencias de una crisis de lactancia

Una de las consecuencias principales en todo el proceso de lactancia materna, es la incomodidad en el pezón producido por las mordeduras del bebé. Por ende, en las crisis de la lactancia esta complicación suele aumentar, debido a la toma y actitud vigorosa que adopta tú bebé.

Muchas veces cuando las madres no reconocen los síntomas de estas crisis y evidencian la disminución del volumen del lactante, acompañado de tomas cortas, piensan en que no están produciendo leche y que están alimentando mal al pequeño. Ante esta situación deciden darle biberón, dejando a un lado la lactancia materna.

regresar al menú ↑

Tratamiento para una crisis de lactancia

En un principio tienes que confiar que el organismo es inteligente y ante la demanda del bebé, producirás lo que él requiere. Es importante que te olvides de los horarios que anteriormente tenías y dale pecho al pequeño cada vez que lo pida, ya que es la una forma de aumentar la producción.

Es importante que tengas en cuenta que, si se muestra renuente a tomar el pecho, no hay que insistir y obligarlo, debido a que esto le puede traer un rechazo real y acarrear problemas que antes no había. Ante estas crisis es imprescindible que te llenes de paciencia, creas en ti y en tu habilidad para alimentar.

Fuentes externas: