Crisis de Ausencia

Todo Sobre la Crisis de Ausencia

La epilepsia es una enfermedad que afecta el sistema nervioso, caracterizada por la presencia de múltiples crisis. Las contracciones repetitivas y violentas de los músculos del cuerpo, acompañado de perdida de la conciencia, es la forma de epilepsia que más conocemos. Sin embargo, existen crisis más prudentes e inocuas denominadas crisis de ausencia. ¿Quieres saber más sobre ello? ¡Quédate con nosotros! Aquí te lo contaremos todo.

Crisis de Ausencia

¿Qué es una crisis de ausencia?

Las crisis de ausencia o también denominada petit mal, es un tipo específico de epilepsia. Generalmente su comienzo suele ser a una corta edad entre los 5 y 10 años, siendo más frecuente en el sexo femenino. Aun así, la presencia de esta alteración no impide que tengas un normal desarrollo en la niñez.

Ahora bien, no todas las crisis de ausencias son iguales. Quizás por lo rápidas que son, muchas veces no se logran identificar y si es un familiar quien padece esta afección, quizás tardes en darte cuenta que la posee.

regresar al menú ↑

Síntomas de una crisis de ausencia

Las crisis de ausencia se presentan fundamentalmente en los niños, sin embargo, los adultos no escapan de ellas. Estas se van a caracterizar por transcurrir en un periodo breve de aproximadamente 15 segundos. Si te fijas en la persona que la está sufriendo, notarás que en ese momento estará con la mirada perdida y distraída, acompañado de otros síntomas como:

  • Parpadeo rápido.
  • Movimientos rápidos de masticación.
  • Chasquidos en los labios y movimientos repetitivos de las manos.

Estas crisis van a comenzar de forma brusca, donde notarás que el paciente deja de ejecutar la actividad que estaba realizando, manteniendo a la vez una misma postura. Luego de que la crisis pasa, este sigue con la actividad que realizaba.

Cabe destacar que no va a existir ningún tipo de recuerdo por parte del paciente en relación al episodio que acaba de sufrir y se extrañará cuando le indiques que se terminaba de quedar en blanco por unos segundos.

regresar al menú ↑

Causas de una crisis de ausencia

Generalmente la aparición de la crisis de ausencia en ti o en algún familiar, no indica siempre la presencia de alguna enfermedad subyacente. Esta alteración se origina fundamentalmente por la predisposición a sufrir distintas alteraciones eléctricas en el cerebro, lo que provocará los episodios.

Normalmente las neuronas utilizan impulsos eléctricos para comunicarse, cuando estas comunicaciones eléctricas son anormales aparecen las crisis. La predisposición que tengas de sufrir estos desequilibrios, probablemente están relacionados con la genética, que se transmite de una generación a otra.

Algunas personas, sobre todos los niños tienen estas crisis en momentos de hiperventilación (por alteraciones respiratorias) o cuando están en presencia de luces estroboscópicas. La causa exacta en la actualidad sigue en estudio, sin embargo, eso no ha impedido que se te brinde un buen tratamiento.

regresar al menú ↑

Consecuencias de una crisis de ausencia

Como se dijo anteriormente no todas las crisis de ausencia son iguales, generalmente todas van a comenzar y terminar de forma brusca o rápida. Sin embargo, existe un tipo poco común de esta alteración, donde los síntomas serán iguales, pero comenzarán de manera más lenta y tendrán una mayor duración.

Si no has tenido un buen tratamiento y las crisis son cada vez más continuas y repetitivas, puedes ir perdiendo fuerza o tono muscular, afectando considerablemente tu vida cotidiana. Con el tiempo también pueden generar cierto grado de confusión postcrisis.  

regresar al menú ↑

Tratamiento para una crisis de ausencia

Primeramente, antes de iniciar un tratamiento se debe tener con exactitud un diagnóstico preciso. Lo principal es que acudas al neurólogo y él se encargará de realizar ciertas pruebas, como el electroencefalograma y de esta manera llegará a una respuesta.  También está el uso de la resonancia magnética para descartar otras patologías.

Una vez que ya se tiene el diagnóstico certero de esta alteración, el paciente será sometido a un tratamiento farmacológico. Comúnmente se usan fármacos antiepilépticos, donde se comienza con dosis bajas hasta que se alcanzan dosis mayores, evitando la aparición de las crisis. Algunos de los medicamentos utilizados son el ácido valpróico y la lamotrigina.  

Hasta que las crisis no estén en total control es recomendable que no manejes automóviles, motos, bicicletas y otro vehículo, ya que puedes sufrir un accidente. Se pide también abstenerse a cualquier actividad que implique el manejo de instrumentos.

Fuentes externas: