Crisis de Angustia

Todo Sobre la Crisis de Angustia

El miedo es una respuesta fisiológica normal frente a algunas situaciones, pero ¿qué ocurre cuando este miedo es desproporcionado y no lo podemos controlar? Aparecen las crisis de angustia, siendo esta última una reacción exagerada capaz de provocar diversos signos y síntomas. ¿Has tenido una crisis de angustia? ¿Buscas más información? Llegaste al lugar indicado, a continuación, te lo contamos todo al respecto.

Crisis de Angustia

¿Qué es una crisis de angustia?

También conocida como ataques de pánico, las crisis de angustia forman parte del trastorno de ansiedad, como una de sus tantas manifestaciones. Ahora bien, el miedo es un buen estimulante, te impulsa a andar, agudiza los sentidos y es un mecanismo de defensa. Pero en la angustia, este miedo se presenta de forma irracional, frente a estímulos que normalmente no lo producen, dando una sensación paralizante y desagradable.

Las crisis de angustia pueden ser ocasionales o constantes, si la última opción es tu caso, es probable que hayas desarrollado el trastorno de angustia, el cual requiere de tratamiento y seguimiento médico para mantenerse bajo control.

¡No estás solo! Al año más del 10% de la población mundial presenta ataques de pánico, siendo las mujeres más propensas que los hombres. Además, la edad en la que suele comenzar ronda los 20-30 años.

regresar al menú ↑

Síntomas de una crisis de angustia

Los síntomas de una crisis de angustia son muy variados, pero generalmente estos dependen de cada persona e incluso de aquellos miedos que lo desencadenan. Sin embargo, los más comunes son los siguientes:

  • Puedes sentir un miedo inminente a morir.
  • Miedo a perder el control o desarrollar algún tipo de locura.
  • Sentimiento extraño de desconexión, donde puedes percibirte fuera de tu cuerpo o alejado del entorno.
  • Es común que sientas palpitaciones, debido al aumento de la frecuencia cardiaca.
  • Aumento en la sudoración.
  • Sensación de que no puedes respirar y que te falta el aire.
  • Hormigueo en distintas partes del cuerpo.
  • Es probable que se presenten molestias digestivas, como nauseas o vómitos.
  • Incapacidad de mantenerte quieto o agitación.

Además de los anteriores, hay un síntoma muy importante y es el dolor torácico, justo en el centro del pecho. Lo que puede hacerte creer que tienes una enfermedad cardiaca o algo más grave que provocará tu muerte inminente.

Si sufres de un trastorno de angustia es probable que siempre estés anticipando estas crisis, evitando lugares donde se han presentado previamente o donde es probable que se presenten. Además, también puedes sentir distintos síntomas que te pueden hacer creer que estas muy enfermo, lo que te lleva a acudir a varios médicos, sin ningún diagnóstico preciso.

regresar al menú ↑

Causas de una crisis de angustia

Las causas todavía se no encuentran muy claras, es probable que situaciones traumáticas y otras experiencias de vida aumenten las probabilidades de sufrir una crisis de angustia. También se ha probado que hay un factor genético importante implicado.

Aunque lo mencionado anteriormente es lo más común, también existen casos donde enfermedades de base provocan la aparición de estas crisis. Algunas de estas son:

  • Periodos de abstinencia si eres adicto a alguna sustancia, como el alcohol o drogas.
  • Problemas metabólicos como el hipertiroidismo.
  • Síndrome de intestino irritable.
  • Trastornos respiratorios como enfermedades obstructivas, asma o neumonía.
  • Afecciones cardiacas.

regresar al menú ↑

Consecuencias de una crisis de angustia

Las consecuencias de las crisis de angustia van a depender del estado mental donde te encuentres, del nivel de gravedad y otros factores de tu entorno, como presencia de problemas familiares, sucesos traumáticos y estrés laboral o estudiantil.

Ahora bien, esta afección es fácil de tratar, solo hay que dar el paso de acudir a un especialista y buscar ayuda, porque si esto no sucede, es probable que progrese afectando la realización de tus actividades diarias, tu vida social y laboral, además de que te hace más propenso a desarrollar depresión a largo plazo.

regresar al menú ↑

Tratamiento para una crisis de angustia

Algunas veces es posible mejorar sin tratamiento farmacológico, con solo acudir a terapia el especialista te dará algunas técnicas que podrán ayudarte a manejar las crisis e incluso evitarlas. Sin embargo, esto no siempre sucede y será necesario el uso de fármacos que te ayuden en tu proceso hacia una recuperación completa.

Los fármacos adecuados son benzodiazepinas también conocidos como ansiolíticos o antidepresivos. También es importante que sepas que la mejor manera de superar esto es enfrentándote una y otra vez a eso que te causa miedo.

Fuentes externas:

[content-egg module=Youtube template=tile]