¿Puedo comer helado durante la lactancia? Guía de sabor

¡Satisfaciendo tus antojos y dando lo mejor a tu bebé! Si eres una madre lactante amante del helado, seguramente te has preguntado alguna vez si puedes disfrutar de este delicioso postre sin poner en riesgo la salud de tu bebé. ¡No te preocupes más! En esta guía de sabor, responderemos a todas tus dudas sobre si es seguro comer helado durante la lactancia. Descubre todo lo que necesitas saber para seguir disfrutando de ese dulce placer sin ningún conflicto. ¡Prepárate para satisfacer tus antojos y descubrir nuevos sabores helados en esta increíble aventura llena de sabor y lactancia!

¿Alguna vez has mirado los diferentes sabores de helado en el supermercado y te has preguntado cuál sería mejor para ti durante la lactancia? ¡Descomprimamos esto!

En general, consumir helado durante la lactancia es generalmente seguro, aunque hay algunos sabores específicos a considerar. Sin embargo, el helado tiene un alto contenido calórico y graso y, por tanto, debe consumirse con moderación.

Profundicemos en los aspectos nutricionales y de seguridad del helado durante la lactancia y toquemos brevemente algunos sabores de helado que suelen preocupar a las madres lactantes. ¡Entonces sigue leyendo para saber más!

¿El helado es bueno para la lactancia? Información de seguridad

Comer helado durante la lactancia generalmente es seguro. Aunque no existe un peligro inmediato por consumir helado durante la lactancia, existen algunas consideraciones de salud que debe tener en cuenta.

Según la ley federal, un producto lácteo, endulzado y saborizado debe contener al menos un 10 % de grasa láctea antes de que pueda considerarse helado (Fuente: Departamento de agricultura de los Estados Unidos [USDA]).

Esto se aplica a los helados, helados suaves y más comprados en la tienda. En resumen, el helado suele tener un alto contenido de grasa total y también puede tener un alto contenido de grasa saturada.

¿Puedo comer helado durante la lactancia? Guía de sabor

Por ejemplo, media taza de helado de vainilla (aproximadamente 66 gramos) contiene poco más de siete gramos de grasa total y 4,5 gramos de grasa saturada (Fuente: USDA).

La Asociación Estadounidense del Corazón recomienda consumir no más del cinco al seis por ciento de sus calorías diarias en forma de grasas saturadas. Por ejemplo, alguien que necesita 2000 calorías por día solo debe consumir 120 calorías, o alrededor de 13 gramos, de grasa saturada.

Comer exceso de grasas saturadas puede contribuir al colesterol alto y aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca. El helado también contiene mucha azúcar, lo que puede provocar un aumento de peso no deseado.

Es decir que debes disfrutar de tu plato de helado con moderación y en cantidades adecuadas, pero un consumo ocasional no perjudicará a tu bebé amamantado.

Sabor a helado durante la lactancia

Ahora que hemos establecido que el helado es seguro durante la lactancia, pero debe consumirse con moderación, hablemos de algunos sabores comunes que preocupan a las mujeres que amamantan.

A muchas mujeres que amamantan les preocupa la menta en el helado de menta o en el helado de menta con chispas de chocolate. Sin embargo, la menta está clasificada como «generalmente reconocida como segura» (GRAS) por el USDA y, por lo tanto, es segura para las mujeres que amamantan en cantidades dietéticas normales (Fuente: Base de datos de medicación y lactancia.).

Otro helado común que genera preocupación es el helado de chocolate, ya que puede contener cafeína. Afortunadamente, media taza de helado de chocolate contiene menos de dos miligramos de cafeína y, por tanto, es insignificante (Fuente: USDA).

Asimismo, el helado de café es motivo de preocupación por su contenido en cafeína. Media taza de helado de café Ben and Jerry’s contiene 45 miligramos de cafeína. Se recomienda a las madres que amamantan consumir solo hasta 300 miligramos de cafeína al día (Fuente: Centros de Control y Prevención de Enfermedades [CDC]).

Otra opción es la avena o el helado de avena (como la conocida variedad Ben and Jerry’s), que muchos creen que puede aumentar su producción de leche. Desafortunadamente, no hay evidencia de que la avena, la leche de avena o el helado de avena puedan aumentar la producción de leche materna.

El helado de masa para galletas también es motivo de preocupación porque puede contener huevos crudos y harina cruda. El Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) recomienda que todos, no sólo las mujeres que amamantan, eviten consumir masa para galletas cruda y helado de masa para galletas hecho en casa.

Sin embargo, afirman que el helado de masa para galletas producido comercialmente es seguro para el consumo.

¿Puedo comer helado durante la lactancia? Guía de sabor

¿Puede el helado causar hinchazón durante la lactancia?

Si bien muchos alimentos diferentes pueden provocar gases en su bebé, las proteínas de la leche de vaca (como las que se encuentran en muchos helados a base de leche) se encuentran entre las más comunes (Fuente: Hospital de niños de Texas). Sin embargo, esto suele desaparecer después de la infancia.

Es importante tener en cuenta que cada bebé es diferente en cuanto a la causa de los gases. Por tanto, no evites alimentos de tu dieta por miedo a que puedan provocar gases en tu bebé. Sin embargo, presta atención a lo que has comido cuando se producen gases para saber cuál puede ser la causa de los gases en tu bebé.

Si su bebé tiene gases al comer productos lácteos, como helado, opte por una alternativa sin lácteos, como sorbete o helado italiano.

Espero que este artículo le haya ayudado a desglosar las recomendaciones de sus sabores de helado favoritos y le muestre cómo disfrutarlos de forma segura durante la lactancia.

Este artículo fue revisado y aprobado para su publicación de acuerdo con nuestra política editorial.
Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




¿Puedo comer helado durante la lactancia? Guía de sabor

¿Puedo comer helado durante la lactancia? Guía de sabor

La lactancia materna es una etapa crucial en la vida de una madre y su bebé. Durante este periodo, es común que las mamás se cuestionen sobre qué alimentos pueden consumir de forma segura y cuáles deben evitar. Una pregunta frecuente que suele surgir es si es seguro comer helado durante la lactancia. En esta guía de sabor, responderemos a esta interrogante y proporcionaremos información útil para las mamás lactantes.

Beneficios de consumir helado durante la lactancia

¡Buenas noticias para los amantes del helado! Consumir helado de forma moderada y segura durante la lactancia puede tener beneficios nutricionales para la madre y su bebé. Siempre y cuando no tengas ninguna alergia o intolerancia a los ingredientes presentes en el helado, puedes disfrutar de este delicioso postre sin preocupaciones.

La leche materna suele ser un alimento completo para el bebé, pero puede carecer de ciertos nutrientes esenciales. Al incluir helado en tu dieta mientras das de lactar, puedes obtener una mayor ingesta de calcio, vitamina D y otros nutrientes presentes en los lácteos. Estos nutrientes son cruciales para mantener la salud ósea tanto de la madre como del bebé.

Recomendaciones para consumir helado durante la lactancia

Aunque el helado puede ser una opción segura y deliciosa durante la lactancia, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones:

  1. Elige helados de buena calidad: Opta por helados caseros o aquellos fabricados por marcas reconocidas. Asegúrate de que sean de buena calidad y no contengan ingredientes cuestionables.
  2. Evita los sabores exóticos: Algunos sabores de helado pueden contener ingredientes fuertes o exóticos que podrían causar molestias en el bebé. Es mejor optar por sabores más convencionales y suaves.
  3. Evita los helados con aditivos artificiales: Algunos helados pueden contener aditivos artificiales y colorantes que podrían ser perjudiciales. Lee las etiquetas y evita los helados con ingredientes poco naturales.
  4. Controla la cantidad consumida: Aunque el helado puede tener beneficios nutricionales, debes consumirlo con moderación. Recuerda que un exceso de consumo podría llevar a un aumento de peso poco saludable.
  5. Variedad de sabores: Para evitar la monotonía, prueba diferentes sabores de helado. Pero recuerda siempre elegir los sabores que sean seguros y de calidad.

Recuerda que cada organismo es diferente y puede reaccionar de distintas formas. Si notas algún cambio en el comportamiento de tu bebé después de consumir helado o cualquier otro alimento, consulta a tu médico o especialista en lactancia para descartar cualquier posible alergia o intolerancia.

En resumen, mientras no tengas alergias o intolerancias específicas y elijas helados de calidad, puedes disfrutar de este delicioso postre durante la lactancia. Recuerda siempre consumirlo con moderación y seguir las recomendaciones mencionadas anteriormente. ¡A disfrutar de tu helado con tranquilidad!

Fuentes:


Deja un comentario