¿Pueden las mujeres embarazadas comer jamón serrano? ¿Es seguro?

El jamón serrano es una delicia muy apreciada en la gastronomía española, pero ¿qué pasa si estás embarazada? ¿Es seguro disfrutar de este manjar durante el embarazo? En este artículo exploraremos si las mujeres embarazadas pueden comer jamón serrano y si representa algún peligro para ellas o para el bebé. ¡No te pierdas estos consejos y recomendaciones para disfrutar de una alimentación segura durante esta etapa tan importante!

Al igual que el salami, el chorizo ​​y el pepperoni, el prosciutto no es una carne cocida. Debido a que ha sido curado y fermentado, existe un pequeño riesgo de que no sea seguro para las mujeres embarazadas.

El prosciutto no es seguro para las mujeres embarazadas a menos que esté cocido o calentado. Calentar jamón mata bacterias potencialmente dañinas, como las que causan listeriosis o toxoplasmosis.

Hay casos en los que SÍ se puede comer prosciutto, y los analizaremos aquí.

Los platos con prosciutto cocido pueden resultar muy sabrosos. En este artículo, compartiremos algunos de los mejores platos para disfrutar durante el embarazo para que puedas seguir disfrutando de tu prosciutto de forma segura.

¿Es seguro el prosciutto durante el embarazo?

Todo es posible frío El prosciutto crudo, sin importar cómo se llame, no es seguro consumirlo durante el embarazo debido al riesgo potencial de listeria u otra contaminación bacteriana.

El prosciutto frío y cocido debería estar bien si se calienta bien o se deja crujiente y se come poco después de enfriarse.

Tipos de prosciutto que las mujeres embarazadas deben conocer

Vale la pena conocer los diferentes tipos de prosciutto y si están cocidos o no, ya que esto afectará si puedes comerlos de manera segura durante el embarazo.

Prosciutto generalmente se refiere a jamón crudo (“crudo” significa “crudo” y “prosciutto” significa “completamente seco”). Prosciutto Crudo Mayo ver cocinado porque ha sido curado, pero no es seguro comerlo tal cual.

normalmente hace frio jamón crudo Se corta en rodajas finas y se sirve en aperitivos como rodajas de prosciutto con melón o higos, en sándwiches o en ensalada caprese con albahaca y queso mozzarella, o como parte de una tabla de delicatessen.

¿Pueden las mujeres embarazadas comer jamón serrano? ¿Es seguro?

jamón de Parma es otro nombre para el prosciutto, que se produce en la región italiana de Parma.

El nombre «jamón de Parma» está protegido por la Denominación de Origen de la Unión Europea y técnicamente sólo puede utilizarse para el prosciutto producido en esta región de Italia.

La otra variedad principal de prosciutto se llama Prosciutto cotto o salami cotto, que es similar al jamón cocido normal. Al igual que otras carnes curadas, la cotto debe calentarse para que sea segura para su consumo.

También puedes encontrarte con otro tipo de prosciutto llamado «prosciutto». Culatelloque se elabora a partir de un trozo más pequeño de pierna de cerdo y se cura con vino, dándole un color rojo más intenso.

Culatello No sucede con frecuencia en los EE. UU., pero es posible que lo encuentres en tus viajes o si vives en Europa.

¿Por qué las mujeres embarazadas no pueden comer prosciutto crudo?

El prosciutto crudo no es apto para el consumo de mujeres embarazadas ya que los embutidos no se cocinan y por tanto existe riesgo de transmisión de parásitos que pueden provocar listeria o toxoplasmosis.

En un estudio que examinó los niveles de bacteria Listeria en productos de salchichas, se encontró que Listeria es uno de los tipos de bacteria más comunes, entre 17 y 36% (fuente: MDPI).

Listeria puede causar muchas complicaciones en el embarazo, incluido el aborto espontáneo (Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades).

La toxoplasmosis se puede transmitir a través de embutidos, arena para gatos y tierra y puede tener graves consecuencias para la salud de usted y su feto (Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades).

Sin embargo, no todas las personas tienen jamón en el menú durante el embarazo; existen formas de comerlo de manera segura, como cocinarlo.

¿Pueden las mujeres embarazadas comer jamón serrano? ¿Es seguro?

¿Es seguro el prosciutto cocido o crujiente durante el embarazo?

Al igual que otras carnes curadas, el prosciutto cocido es seguro para comer durante el embarazo siempre que se haya cocinado a la temperatura correcta.

La carne de cerdo curada, como el prosciutto, debe cocinarse al menos a 160 grados Fahrenheit (71 grados C) y completamente cocida por razones de seguridad.

Si no tiene un termómetro para alimentos confiable (puede encontrar algunos recomendados aquí), esto a menudo se denomina «muy caliente», por lo que tiene una indicación visual de qué tan caliente debe estar.

Una vez cocido, el prosciutto no debe dejarse a temperatura ambiente por más de 2 horas (Fuente: FDA).

Estarás feliz de saber esto. crujiente El jamón entra en la categoría segura porque normalmente se hornea a altas temperaturas.

¿Puedo comer prosciutto envasado en frío durante el embarazo?

Se podría pensar que es seguro comer prosciutto envasado directamente del paquete, ya que está recién sellado, pero eso no es motivo de preocupación: la carne aún no está cocida y no es segura para comer durante el embarazo.

Ya sea que compre su prosciutto frío en su tienda de delicatessen local, en su supermercado o en la tienda italiana local que le encanta, debe cocinarlo bien antes de comerlo.

¿Pueden las mujeres embarazadas comer jamón serrano? ¿Es seguro?

Formas seguras de disfrutar el prosciutto durante el embarazo

A continuación se muestran algunos ejemplos de platos deliciosos y aptos para el embarazo que puede disfrutar con prosciutto cocido o crujiente:

Chips de prosciutto crujientes – horneados crujientes y comidos como papas fritas o espolvoreados sobre ensaladas, sopas, pastas, huevos, papas al horno y otros platos (piense en tocino, ¡pero mejor!)

Prosciutto sobre pizza – Solo asegúrate de que la pizza esté muy caliente, ya que algunas pizzerías colocan lonchas de jamón calientes o frías sobre la pizza después de hornearla. Consulta con el restaurante antes de realizar el pedido. Para obtener más información sobre aderezos para pizza, consulte una guía completa aquí.

Prosciutto como envoltura de verduras o pescado – Puedes envolver espárragos, judías verdes, alcachofas, vieiras o filetes de pescado con prosciutto y luego colocar todo bajo el grill hasta que el prosciutto esté crujiente.

Prosciutto en brochetas – Alterne trozos de prosciutto con verduras, carne o una mezcla antes de cocinarlos.

jamón frito – Estos cortes de carne extra salados y fritos pueden no ser la opción más saludable, pero añaden un delicioso sabor a verduras cocidas, risottos y ensaladas. También son excelentes chispas para las sopas de invierno.

¡Ayuda! Accidentalmente comí jamón crudo cuando estaba embarazada

Si ha comido prosciutto sin saber que debía cocinarse, es comprensible que esté preocupado. Sin embargo, no hay por qué entrar en pánico: el riesgo es muy bajo.

Si bien las enfermedades transmitidas por los alimentos son posibles con los productos embutidos, siguen siendo relativamente raras porque la sal y otros procesos utilizados aún inhiben el crecimiento bacteriano.

Las bacterias como el agua y la sal inhiben el crecimiento de microbios al eliminarles la mayor parte del agua (Fuente: NCHFP).

Por ejemplo, en Italia, donde se consumen frecuentemente embutidos, la tasa de infección esperada entre los adultos es de alrededor de una por cada 20.000 porciones de carne fresca (fuente: Biblioteca Wiley).

Por ejemplo, los casos más elevados de listeria en productos embutidos se producen durante el proceso de comercialización o cuando se utilizan en casa (fuente: MDPI). Muchos problemas de contaminación se evitan incluso antes de que la carne llegue al consumidor.

Si ha comido prosciutto y está preocupado, pruebe con la «espera vigilante», como recomiendan los CDC. Descanse y beba más agua y líquidos (Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades).

Recuerda que las probabilidades están de tu lado y es muy poco probable que enfermes por comer jamón. En el improbable caso de que esto ocurra, podrá recibir tratamiento rápidamente.

Los síntomas más comunes a los que hay que prestar atención son vómitos, calambres estomacales, náuseas, diarrea y fiebre (Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades).

Si tiene alguna inquietud o tiene síntomas más graves, comuníquese con su médico de inmediato.

En resumen, ya sabes que el prosciutto frío no es apto para su consumo durante el embarazo, pero puedes disfrutar de su delicioso sabor salado si lo cocinas bien.

¡Esperamos que nuestra lista de ideas de recetas te haya inspirado a disfrutar el prosciutto de una manera nueva, saludable y deliciosa!


También te pueden interesar nuestras guías sobre:

Este artículo fue revisado y aprobado para su publicación de acuerdo con nuestra política editorial.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






¿Pueden las mujeres embarazadas comer jamón serrano? ¿Es seguro?

Pueden las mujeres embarazadas comer jamón serrano

El jamón serrano es un alimento delicioso y muy popular en la gastronomía española. Sin embargo, cuando se trata de las mujeres embarazadas, la seguridad alimentaria se vuelve una prioridad. Muchas veces, las futuras madres tienen preocupaciones sobre qué alimentos pueden o no consumir durante el embarazo, y el jamón serrano no es una excepción.

¿Es seguro que las mujeres embarazadas coman jamón serrano?

En general, el consumo de jamón serrano no es recomendado para mujeres embarazadas debido a los riesgos potenciales que puede presentar. El jamón serrano está clasificado como un alimento crudo o no cocido, lo que significa que puede contener bacterias dañinas, como la bacteria Listeria monocytogenes.

La Listeria monocytogenes es especialmente peligrosa durante el embarazo, ya que puede causar complicaciones graves tanto para la madre como para el feto. Esta bacteria puede atravesar la placenta y provocar infecciones graves, aborto espontáneo o enfermedades neonatales.

Aunque el jamón serrano puede ser curado, lo que reduce el riesgo de bacterias, no se puede garantizar completamente que esté libre de ellas. Por lo tanto, se aconseja que las mujeres embarazadas eviten consumir este tipo de jamón durante el embarazo para mantener su salud y la del bebé.

Opciones seguras para las mujeres embarazadas

Si eres una mujer embarazada y te encanta el sabor del jamón, no te preocupes, hay alternativas seguras que puedes disfrutar durante esta etapa especial. Es importante recordar que estas opciones deben ser consumidas de forma segura y en cantidades adecuadas.

  1. Jamón cocido: El jamón cocido es una opción segura para las mujeres embarazadas. Asegúrate de que esté completamente cocido antes de consumirlo.
  2. Otros embutidos cocidos: Además del jamón, hay otros embutidos cocidos como el pavo o el pollo que puedes disfrutar sin preocupaciones.
  3. Alimentos ricos en proteínas: Para obtener los nutrientes necesarios, opta por alimentos ricos en proteínas como carnes magras, pescado, huevos y legumbres.
  4. Consultar con un médico: Siempre es recomendable hablar con tu médico o profesional de la salud para obtener una guía personalizada sobre tu dieta durante el embarazo.

Recuerda que cada embarazo es único y seguir los consejos médicos es fundamental para mantener tu bienestar y el del bebé. Siempre es mejor prevenir y optar por alternativas seguras para evitar posibles complicaciones.

Recursos útiles:


Deja un comentario