Peligros de asfixia por edad: desde la infancia hasta la edad preescolar

La asfixia es un peligro que puede acechar en cualquier momento, pero ¿sabías que la edad también puede ser un factor determinante? Desde la infancia hasta la edad preescolar, los niños están expuestos a diferentes riesgos que pueden derivar en asfixia. En este artículo, exploraremos los peligros de asfixia por edad y cómo prevenir accidentes indeseados en los más pequeños de la casa. ¡Descubre cómo proteger a tus niños y mantén la tranquilidad en cada etapa de su desarrollo!

Peligros de asfixia por edad: la guía de mamás de cinco años para mantener seguros a sus hijos 🚫

Ah, maternidad. Déjame decirte que después de criar a cinco hijos, he tenido una buena cantidad de ansiedad. Desde pequeñas rabietas hasta los momentos en los que no debería dar la espalda ni un segundo, una de mis mayores preocupaciones siempre ha sido el peligro de asfixia. Cada época parece traer sus propios riesgos.

Amigos míos, es importante comprender que los niños, especialmente los más pequeños, son increíblemente vulnerables a la asfixia. Sus diminutas vías respiratorias, junto con una curiosidad insaciable por explorar el mundo (principalmente con la boca), pueden ser una receta para el desastre. Y aunque tuve suerte con mis cinco hijos, he visto a muchos padres llevar a sus pequeños al hospital debido a tales percances. Entonces, echemos un vistazo más de cerca a cómo se desarrollan estos peligros a medida que nuestros hijos crecen.🌱

Los niños pequeños (0-12 meses) y la zona de peligro 🍼

Queridos, la etapa de la infancia es un momento vulnerable. Sus habilidades motoras y para tragar aún se encuentran en las primeras etapas, por lo que cualquier objeto pequeño representa una amenaza potencial. Ahora observo a todos mis bebés como un halcón, especialmente cuando los amamanto. ¡Pero te sorprenderá lo hábiles que pueden ser! Recuerda que la leche materna o de fórmula debe ser el factor más importante hasta que cumplas los seis meses de edad.

Cuando nació mi tercer hijo, ya sabía lo que debía hacer: mantenerse alejado de los alimentos duros y redondos como las uvas, los dulces y las nueces. Incluso cuando introduje alimentos sólidos, los rompí en pedazos. No puedes ser demasiado cuidadoso. ¿Y unas palabras para los sabios? No dejes que tu hijo duerma con el biberón. Simplemente no vale la pena correr el riesgo. 🚫

Peligros de asfixia por edad: alimentos que se deben evitar en niños pequeños (0 a 12 meses).

Alimentar a un bebé puede ser una experiencia a la vez gratificante y desafiante para los padres. Por mucho que queramos presentarles a nuestros pequeños nuevos sabores y texturas de alimentos, también queremos asegurarnos de que estén seguros durante las comidas.

1. Nueces: Las nueces enteras representan un peligro de asfixia para los niños pequeños; en su lugar, puedes darles mantequilla de nueces en pequeñas cantidades.

2. Semillas: También se deben evitar semillas como las de girasol y las de calabaza.

3. Palomitas de maíz

4. Patatas fritas y pretzels

5. Caramelos duros

6. Ositos de goma o gomitas

7. Masticar chicle

8. Cáscara de manzana o cualquier fruta cruda con cáscara

9. Zanahorias y verduras duras

10. helado

11. Carne que no esté picada

12. Huevos duros; Ofrezca huevos revueltos con soufflé en su lugar.

13. Pasas, dátiles u otros frutos secos

14. Apio crudo

15. Cualquier carne o lonchas de queso preparadas.

16. Uvas enteras

17. Aceitunas

18. Etouffee, gumbo u otros platos con roux

19. Bocadillos de frutas

20. Ajo crudo o asado

21. Trozos o migas de queso

22. Verduras crudas

23. Salami duro o salchicha

24. Salchicha seca

25. Cereal seco

26. Chicharrones

27. Hot dogs en rodajas o trozos más grandes de salchicha

28. Dulces con nueces o pasas

29. Grandes trozos de mantequilla de maní que podrían representar un peligro de asfixia.

30. malvaviscos

31. Palomitas de maíz, nueces, pretzels o papas fritas mezcladas con cereal

32. Pepinos

33. Nueces u otros aderezos crujientes para helado

34. Mantequilla de nueces: generalmente en trozos y disponible en cantidades muy pequeñas

35. Cualquier nuez entera o en rodajas

36. Mantequilla de maní

37. Espinacas crudas

38. Crutones

39. Filete o rosbif

40. frutas confitadas

41. Carne asada o ahumada, p.e. B. Carne seca

42. Cualquier dulce o piruleta

43. Cáscaras de tomate

44. Galletas saladas

45. Papas fritas y otros alimentos fritos

46. ​​​​Carne que no está tierna y cocida

47. Cebollas crudas

48. Chuletas de cerdo y otras carnes con hueso

49. cariño

50. Pan tostado y bocadillos

Lea: Proteja a su bebé: más de 90 alimentos que no debe darle a bebés menores de 1 año

Aquí hay un pequeño cuadro que le ayudará a ilustrar lo que se debe y no se debe hacer al alimentar a los bebés:

Conceptos básicos de nutrición infantil. Vamos Alejate de
Fuente primaria de alimento (0-6 meses) Leche materna/fórmula alimentos solidos
Introducción a los sólidos Alimentos en puré Alimentos duros y redondos (nueces, uvas, dulces)
Hábitos dietéticos Alimentación supervisada Dormir con un biberón

Niños pequeños (1-3 años): pequeños exploradores con grandes riesgos 🧒

Para cada uno de mis hijos, los primeros años estuvieron llenos de sorpresas. De repente, mis dulces bebés se transformaron en curiosos exploradores. ¿Pero adivina que? Su nueva destreza no los hace inmunes a la asfixia. De hecho, yo diría que hace las cosas un poco más difíciles.

Mi segundo hijo en particular tenía afinidad por las cosas más pequeñas: cuentas, monedas, ¡lo que sea! ¿Y esos juguetitos? Fuera de cuestión. Si bien es muy tentador darles todo tipo de juguetes, recuerda: si son lo suficientemente pequeños como para caber en su boca, el riesgo es bastante grande. En cuanto a la comida, las reglas siguen siendo: cortarla, especialmente los alimentos astutos como las uvas, las salchichas y las nueces.

Tenga especial cuidado con las salchichas, las uvas, los dulces y los frutos secos. Enséñeles a sentarse mientras comen y a no correr ni jugar con la comida en la boca.

¡Ah, y una cosa más! Siéntalos durante las comidas. No andar con comida en la boca. Créame, es una regla que vale la pena reforzar. Cuando mi cuarta, Lilly, intentó correr con un tomate cherry en la boca, ¡mi corazón dio un vuelco!

Niños en edad preescolar (3-5 años) – Nuevas reglas 🎒

Justo cuando crees que ya le has cogido el truco, tu hijo llega a la edad preescolar. Sí, ahora son un poco más independientes, pero no os dejéis engañar. Todavía hay peligros de asfixia acechando en cada esquina. En mi experiencia, esta época se trata de establecer y reforzar límites.

Se deben seguir vigilando los juguetes y objetos pequeños. Sin embargo, encontré que los hábitos alimentarios eran más fáciles de aprender con mis hijos en edad preescolar. Quizás fue porque pasaron años enseñándoles a sentarse mientras comían. ¡O tal vez simplemente hayan mejorado en la masticación! Asegúrese de mantener los ojos abiertos y adquirir el hábito de no compartir comida con los demás. Mi hijo mayor aprendió esto de la manera más difícil con un caramelo que le dio un amigo: una historia para otro día.

Mientras continuaba, también enfaticé la importancia de no hablar con la boca llena y la disuadí de jugar con la comida. Se trata menos de modales (¡aunque eso es una ventaja!) y más de seguridad. Recuerde, cuanto más los eduquemos, más seguros estarán.

Alimentos que suponen un peligro de asfixia para los niños pequeños (1-5 años).

Los niños de 1 a 5 años son particularmente vulnerables a los peligros de asfixia. Como padre, es su responsabilidad protegerlos de estos riesgos.

1. Caramelos: Los caramelos son tabú para los niños pequeños, ya que pueden atascarse fácilmente en sus gargantas.

2. Nueces: las nueces enteras representan un importante peligro de asfixia para los niños pequeños. Asegúrese de molerlas o picarlas antes de servirlas.

3. Palomitas de maíz: Los granos de palomitas de maíz son pequeños y pueden quedarse atrapados fácilmente en la garganta de un niño pequeño. Es mejor no darles palomitas de maíz en absoluto.

4. Uvas: las uvas representan un peligro común de asfixia, ya que pueden deslizarse fácilmente y alojarse en la garganta de un niño pequeño.

5. Mantequilla de maní: las sustancias espesas y pegajosas como la mantequilla de maní pueden representar un riesgo de asfixia si no se mastican adecuadamente.

6. Perritos calientes: Los perritos calientes son un alimento de alto riesgo que puede quedarse atrapado fácilmente en la garganta de un niño pequeño y provocar asfixia.

7. Zanahorias crudas: las zanahorias crudas tienen una forma irregular que puede dificultar su digestión. Asegúrese de cocinarlos antes de servirlos a su niño pequeño.

8. Chicle: Masticar chicle presenta un peligro de asfixia para los niños pequeños debido a su naturaleza pegajosa.

9. Malvaviscos: al igual que el chicle, los malvaviscos son pegajosos y pueden representar un peligro de asfixia.

10. Ositos de goma: ositos de goma pequeños y redondos que fácilmente pueden hacer que un niño pequeño se ahogue con ellos.

11. Pop-Tarts: Las Pop-Tarts tienen una consistencia seca que puede ser difícil de tragar. Rómpelos siempre en trozos pequeños antes de dárselos a tu niño.

12. Dulces – Se deben evitar los dulces, especialmente aquellos con cáscara dura o aquellos que pueden romperse fácilmente en pedazos pequeños.

13. Caramelo: El caramelo puede ser masticable y pegajoso, lo que supone un alto riesgo de asfixia para los niños pequeños.

14. Trozos grandes de carne: Los trozos grandes de carne pueden bloquear fácilmente la garganta de un niño pequeño. Corte siempre la carne en trozos pequeños, del tamaño de un bocado, antes de servir.

15. Chicle: cualquier tipo de chicle presenta un riesgo importante de asfixia para los niños pequeños.

16. Pasas: Las pasas son pequeñas y pueden quedarse atascadas en la garganta de un niño pequeño.

17. Cerezas/tomates enteros: estas frutas pequeñas y redondas pueden quedarse atascadas en la garganta de un niño pequeño. Píquelo siempre antes de dárselo.

18. Coco: el coco puede ser duro y difícil de masticar, lo que representa un riesgo de asfixia para los niños pequeños.

19. Regaliz: Los caramelos de regaliz son pegajosos y pueden dificultar la deglución, lo que supone un riesgo de asfixia.

20. Tocino: asegúrese siempre de que el tocino de su niño esté cocido hasta que esté crujiente para reducir el riesgo de asfixia.

21. Semillas: Las semillas pequeñas de frutas y verduras pueden quedarse atrapadas fácilmente en la garganta de un niño pequeño. Asegúrese de quitar las semillas antes de servir.

22. Verduras duras: las verduras difíciles de masticar, como el apio y el brócoli, pueden resultar problemáticas para los niños pequeños.

23. Mazorca de maíz: El maíz en mazorca puede quedarse atascado en la garganta de un niño pequeño. Asegúrate de quitar los granos y cortar el maíz en trozos pequeños.

24. Leche de vaca: a diferencia de la leche materna, la leche de vaca puede espesarse y obstruir la garganta del bebé si no se digiere bien.

25. Alimentos pegajosos: Los alimentos pegajosos, como las gomitas, pueden ser difíciles de tragar para los niños pequeños y hacerlos más susceptibles a la asfixia.

26. Espinacas crudas: las espinacas crudas tienen una consistencia fibrosa que puede dificultar la deglución y representar un riesgo de asfixia para los niños pequeños.

27. Canela: la canela en polvo puede representar un peligro de asfixia, especialmente cuando se ofrece en grandes cantidades.

28. Cereales secos: los cereales secos pueden secarse y alojarse fácilmente en la garganta de un niño pequeño. Considere remojar el cereal de su niño pequeño en leche antes de servirlo.

29. Caramelo: el caramelo es muy pegajoso y, como todos los alimentos pegajosos, puede representar un peligro de asfixia para los niños pequeños.

30. Alimentos pegajosos: los alimentos pegajosos, como los malvaviscos o el caramelo, pueden atascarse fácilmente en la garganta de un niño pequeño y representar un alto riesgo de asfixia.

31. Pretzels duros: los pretzels duros son secos y duros, lo que los hace difíciles de tragar, especialmente para los niños pequeños.

32. Batidos: los batidos con trozos y espesos pueden representar un peligro de asfixia. Asegúrese de que el batido de su niño tenga una consistencia más líquida.

33. Alimentos picantes: los alimentos picantes pueden irritar la garganta de un niño pequeño y provocarle tos o asfixia.

34. Caramelos duros: las piruletas u otros caramelos duros son peligrosos para los niños pequeños. Nunca le ofrezca dulces a su niño pequeño.

35. Alimentos picantes y picantes: los niños pequeños pueden ser sensibles a las especias, lo que hace que los alimentos picantes y picantes sean peligrosos para ellos.

36. Mantequilla de nueces espesa: las mantequillas de nueces espesas, como la mantequilla de almendras, pueden representar un peligro de asfixia si no se mastican adecuadamente.

37. Frutas sin hueso: siempre retire los huesos de las frutas antes de servirlas a su niño pequeño.

38. Goobers: Los Goobers tienen caparazones delgados, lo que significa que pueden astillarse fácilmente y quedarse atascados en la garganta de su niño.

39. Pan seco: el pan seco puede quedarse atascado en la garganta de un niño pequeño, especialmente si lo traga sin darle el bocado adecuado.

40. Carne Dura – Carne dura, como: B. La carne seca puede ser riesgosa para los niños pequeños. Asegúrese siempre de que la carne esté suficientemente masticada antes de tragarla.

41. Trozos de queso: corte siempre el queso en trozos pequeños antes de servirlo a su niño pequeño.

42. Fruta enlatada: la fruta enlatada tiende a ser más suave y fácil de tragar, lo que la hace más segura para los niños pequeños que la fruta cruda.

43. Pretzels: los pretzels blandos son más seguros para los niños pequeños que los duros, que pueden atascarse fácilmente en sus gargantas.

44. Caramelos de maní: los caramelos de maní pueden ser masticables y pegajosos y representar un peligro de asfixia para los niños pequeños.

45. Fruta crujiente: las frutas crujientes, como las manzanas y las peras, siempre deben pelarse y cortarse en trozos pequeños, del tamaño de un bocado.

46. ​​​​Paletas heladas: las paletas heladas pueden romperse en pedazos afilados que pueden lastimar la boca de un niño pequeño o quedarse atascados en su garganta.

47. Chips de verduras: la mayoría de los chips de verduras están secos y pueden resultar difíciles de tragar para los niños pequeños, lo que representa un posible peligro de asfixia.

48. Frutas secas: las frutas secas son difíciles de masticar y tragar, lo que representa un peligro de asfixia para los niños pequeños.

49. Cubos de carne: asegúrese siempre de que la carne de su niño esté cortada en trozos pequeños, del tamaño de un bocado.

50. Helado: El helado puede representar un peligro de asfixia, especialmente para los niños pequeños que tienen la costumbre de llevarse cualquier cosa a la boca.

No alimentos que representen un peligro de asfixia para niños pequeños (1-5 años).

1. Canicas: estos objetos pequeños y redondos presentan un peligro de asfixia porque caben fácilmente en la boca de un niño pequeño.

2. Monedas: a los niños pequeños les encanta llevarse cosas a la boca y las monedas no son una excepción. Mantenlos fuera de su alcance.

3. Juguetes pequeños: cualquier juguete lo suficientemente pequeño como para caber en la boca de un niño pequeño representa un peligro de asfixia, como carritos de juguete o bloques de construcción.

4. Globos: aunque los globos parecen inofensivos, pueden explotar fácilmente y los pedazos rotos pueden convertirse en un peligro de asfixia.

5. Tapas de bolígrafos: Las pequeñas tapas de plástico de los bolígrafos o marcadores pueden atascarse fácilmente en la garganta de un niño pequeño.

6. Botones: mantenga las prendas con botones fuera del alcance de los niños pequeños, ya que pueden desabrocharse fácilmente y representar un peligro de asfixia.

7. Accesorios para el cabello: los clips, corbatas y otros accesorios para el cabello pueden quedar atrapados en el cabello de un niño pequeño o representar un peligro de asfixia si se los ingiere accidentalmente.

8. Joyas: los collares, pulseras y otros tipos de joyas pueden representar un peligro de asfixia si se aprietan demasiado o se rompen.

9. Horquillas para el cabello: estas pequeñas horquillas de metal representan un peligro de asfixia y también pueden atascarse en la nariz o las orejas de un niño pequeño.

10. Imanes: Los imanes no sólo pueden representar un peligro de asfixia, sino que también pueden causar daños internos graves si se ingieren.

11. Tapas de cepillos de dientes: aunque estas tapas parecen inofensivas, pueden desprenderse fácilmente y representar un peligro de asfixia.

12. Llaveros: Los llaveros con piezas pequeñas o bordes afilados pueden representar un peligro de asfixia. Por tanto, manténgalos fuera del alcance de los niños pequeños.

13. Jugar a las cartas: estos finos trozos de cartón pueden atascarse fácilmente en la garganta de un niño pequeño.

14. Clavos y tornillos: mantenga todos los objetos metálicos fuera del alcance de los niños pequeños, ya que representan un peligro de asfixia y pueden causar lesiones graves si se ingieren.

15. Pilas de reloj: estas pilas pequeñas y redondas pueden representar un peligro de asfixia si se ingieren y también pueden causar daños internos si se ingieren.

16. Encendedores: mantenga todos los encendedores y cerillas fuera del alcance de los niños pequeños, ya que representan un peligro de asfixia y también de incendio.

17. Sacapuntas: las hojas pequeñas de los sacapuntas pueden representar un peligro de asfixia si se quitan.

18. Harmony Balls: estas pequeñas bolas tintineantes pueden desmoronarse fácilmente y convertirse en un peligro de asfixia.

19. Tornillos de muebles o electrodomésticos: si los tornillos se aflojan, deben apretarse o quitarse inmediatamente para evitar riesgos de asfixia.

20. Barras de pegamento: aunque parecen inofensivas, las barras de pegamento también pueden representar un peligro de asfixia si se ingieren.

21. Borradores: los borradores pequeños pueden quedarse atascados fácilmente en la garganta de un niño pequeño.

22. Imperdibles: estas agujas afiladas y puntiagudas representan un peligro de asfixia y también pueden causar lesiones si se ingieren.

23. Cuentas: mantenga todo tipo de cuentas fuera del alcance de los niños pequeños, ya que se tragan fácilmente y pueden atascarse en la garganta.

24. Cinta adhesiva: cualquier tipo de cinta, especialmente la delgada o transparente, puede representar un peligro de asfixia si se ingiere.

25. Maquillaje: mantenga todos los artículos de maquillaje fuera del alcance de los niños pequeños, ya que pueden ser peligrosos si se ingieren.

26. Alfileres: estos alfileres afilados y puntiagudos representan un peligro de asfixia y también pueden causar lesiones si se ingieren.

27. Bandas elásticas: aunque parecen inofensivas, las bandas elásticas también pueden representar un peligro de asfixia si se ingieren.

28. Quitagrapas: las puntas afiladas de los quitagrapas pueden representar un peligro de asfixia para los niños pequeños.

29. Bombillas: las bombillas rotas pueden convertirse fácilmente en un peligro de asfixia, así que deséchelas inmediatamente.

30. Pelusa: aunque no es un peligro típico, la pelusa puede acumularse en la boca de un niño pequeño y provocar asfixia si se tragan grandes cantidades.

31. Espuma: cualquier tipo de espuma, especialmente los trozos pequeños, puede representar un peligro de asfixia si se ingiere.

32. Tapas de borrador: Las tapas pequeñas y duras de los borradores pueden atascarse fácilmente en la garganta de un niño pequeño.

33. Cables de alimentación: mantenga todos los cables fuera del alcance de los niños pequeños, ya que pueden representar un peligro de estrangulamiento o asfixia.

34. Juguetes para perros: si el juguete es lo suficientemente pequeño como para caber en la boca de un niño pequeño, puede convertirse en un peligro de asfixia.

35. Bolsas de plástico: mantenga todas las bolsas de plástico fuera del alcance de los niños pequeños, ya que pueden enrollarse fácilmente alrededor del cuello o representar un peligro de asfixia si se ingieren.

36. Piedras: aunque parezcan inofensivas, las piedras pequeñas pueden quedarse atrapadas fácilmente en la garganta de un niño pequeño.

37. Monedas de otros países o épocas: incluso las monedas que no se utilizan en tu país o que son de una época anterior pueden representar un peligro de asfixia.

38. Cable telefónico: cualquier tipo de cable o alambre puede representar un peligro de asfixia para los niños pequeños.

39. Juguetes rotos: los juguetes rotos pueden tener bordes afilados o piezas pequeñas que pueden representar un peligro de asfixia para los niños pequeños.

40. Pajitas: las pajitas de plástico pueden representar un peligro de asfixia si se doblan o rompen.

41. Envoltura de plástico: mantenga todas las envolturas de plástico fuera del alcance de los niños pequeños, ya que pueden representar un peligro de asfixia si se ingieren.

42. Brillo: si bien la brillantina no representa un peligro típico, puede representar un peligro de asfixia si se ingiere en grandes cantidades.

43. Hilo dental: aunque no es un peligro típico, el hilo dental puede acumularse en la boca de un niño pequeño y provocar asfixia si se ingiere grandes cantidades.

44. Q-Tips: mantenga todos los Q-Tips fuera del alcance de los niños pequeños, ya que pueden representar un peligro de asfixia si se ingieren.

45. Bolígrafos: al igual que las tapas de los bolígrafos, los bolígrafos presentan un peligro de asfixia debido a su pequeño tamaño.

46. ​​​​Maquinillas de afeitar desechables: mantenga todas las afeitadoras fuera del alcance de los niños pequeños, ya que representan un peligro de asfixia y también pueden causar lesiones si se ingieren.

47. Cepillos para el cabello pequeños: si un cepillo para el cabello tiene partes pequeñas o desmontables, puede representar un peligro de asfixia para los niños pequeños.

48. Cápsulas de detergente: estas pequeñas cápsulas pueden convertirse fácilmente en un peligro de asfixia si se ingieren.

49. Juguetes para empujar con piezas pequeñas: los juguetes para empujar con piezas pequeñas o extraíbles pueden representar un peligro de asfixia para los niños pequeños.

50. Barras de pistola de pegamento caliente: aunque pueden parecer inofensivas, el pegamento caliente también puede convertirse en un peligro de asfixia si se ingiere.

Niños en edad escolar (5-7 años): cuando la independencia aparece 🎈

A medida que mis hijos crecieron y alcanzaron la edad escolar, noté un cambio en su independencia. Hicieron amigos, regresaron a casa con historias y, por supuesto, compartieron bocadillos. Aunque puedan parecer más conscientes a esta edad, estos momentos ocasionales de distracción pueden suponer un riesgo potencial de asfixia.

Mi tercero, Jamie, una vez llegó a casa con un juguete que podría jurar que presentaba peligro de asfixia. ¿La captura? Lo obtuvo de la escuela. Entonces, ¿mi consejo aquí? Ten conversaciones con tus hijos. Discuta con ellos por qué ciertos juguetes u objetos pueden ser peligrosos. Haga hincapié en el hecho de que el hecho de que se dé algo en la escuela no siempre significa que sea seguro.

En lo que respecta a la comida, los niños en edad escolar suelen estar expuestos a diversos refrigerios, especialmente durante las citas para jugar o las fiestas. Este es el momento en el que encontré crucial comunicarme con otros padres. Una conversación rápida sobre los refrigerios que ofrecen puede ayudar a evitar riesgos de asfixia. Recuerde siempre a su hijo que mastique correctamente y evite las comidas apresuradas, incluso si está ansioso por volver a jugar.

El lado positivo es que su comprensión de los peligros ha mejorado espectacularmente. Aún así, un amable recordatorio nunca está de más. La mesa de la cena se convirtió en el foro de discusión de nuestra familia, donde charlamos sobre nuestro día y discutimos la importancia de tener cuidado con lo que nos metemos a la boca.

Conceptos básicos para la edad escolar. DOS Prohibiciones
Seguridad de los juguetes Hablar sobre la seguridad de los juguetes Supongamos que todos los juguetes escolares son seguros.
Hora de la merienda Coordinar con otros padres Olvídate de los snacks para jugar
Hábitos alimenticios Recordatorios periódicos para masticar bien Permitir comidas agitadas

Preadolescentes (8-12 años): cuando la presión de grupo influye 🎸

Oh, los quince años. Un torbellino de emociones, amistades en evolución y… presión de grupo. Si bien la asfixia puede no ser la primera preocupación para muchos padres en esta etapa, créanme, no es algo que deban descuidar. Mi quinta, Rosie, era una verdadera influenciadora en su grupo y una vez se atrevió a tragarse un caramelo entero en un desafío. ¿El corazón se para? Puedes apostarlo.

El desafío de los preadolescentes es encontrar el equilibrio entre darles libertad y garantizar su seguridad. Siéntese con su hijo adolescente y converse detalladamente sobre los peligros de tragar alimentos enteros, especialmente durante los desafíos o desafíos. Enfatice que no vale la pena ir a la sala de emergencias para impresionar a sus amigos.

En lo que respecta a la comida, su hijo preadolescente ahora puede comer prácticamente cualquier cosa. Sin embargo, todavía enfatiza la importancia de masticar adecuadamente, especialmente con alimentos duros o masticables. Esta época a menudo puede parecer invencible, pero como sabemos, es mejor prevenir que lamentar. Y recuerde: esté siempre atento a los “desafíos” que están de moda en las redes sociales, algunos de los cuales pueden ser francamente peligrosos.

La adolescencia (13-18): casi adulto, pero no del todo 🎮

Cuando mi hija mayor entró en la adolescencia, tuve que recordarme a mí misma que, si bien pueden parecer mayores, todavía tienen momentos de pura imprudencia infantil. Aquí también se aplican las mismas normas de precaución, pero adaptadas a su edad.

Discuta con ellos la responsabilidad de asumir responsabilidades, especialmente cuando están afuera, en fiestas o con amigos. La presión de grupo no desaparece ni siquiera después de los años de transición. Preste especial atención a la comida cuando se ría, bromee o tenga una conversación animada. No puedo contar cuántas veces veo a un adolescente reír con la boca llena de palomitas de maíz, ¡y sabemos cómo puede terminar eso!

Sorprendentemente, esta también es una edad en la que pueden convertirse en tus aliados. Involucrarlos en conversaciones con sus hermanos menores sobre la importancia de la seguridad y los peligros de asfixia según su edad. Cuando Rosie se enteró del susto con los juguetes escolares de Jamie, fue ella quien lo invitó a una pequeña charla entre hermanos.

Conclusión: De pequeños pasos a pasos juveniles 🌟

En todas estas fases, queridos, la comunicación, la vigilancia y la educación son la clave. No se trata de envolver a nuestros hijos en plástico de burbujas, sino de dotarles de conocimientos. Cada época conlleva sus propios riesgos, pero con el enfoque correcto podemos garantizar que puedan crecer y explorar el mundo de forma segura.

Mantente seguro, mantente informado y recuerda: siempre es mejor estar un paso por delante. Como he aprendido a lo largo de los años, la crianza de los hijos es una combinación de aferrarse y soltarse mientras se mantiene una mirada atenta. ¡Saludos a todos nosotros en este viaje de navegar por los giros y vueltas de la paternidad! 🥂💖

Conclusiones clave: peligro de asfixia por edad

  • El riesgo de asfixia en los niños varía según la edad y requiere medidas de prevención adaptadas.
  • La comunicación es crucial a cualquier edad para garantizar la comprensión de los peligros.
  • Monitorear el tiempo de juego y de comer sigue siendo crucial durante toda la infancia.
  • La presión de grupo puede provocar riesgos inesperados de asfixia, especialmente entre preadolescentes y adolescentes.
  • Involucre a los niños mayores en la educación de sus hermanos menores sobre la seguridad.

Preguntas frecuentes

¿Qué tan común es el atragantamiento en los niños?
La asfixia es una de las causas más comunes de lesiones en los niños, especialmente en los de cuatro años o menos. Los artículos cotidianos que a menudo pasamos por alto, desde juguetes hasta artículos para el hogar y alimentos, pueden convertirse en peligros. La acción rápida y las medidas preventivas pueden reducir significativamente estos incidentes y garantizar la seguridad de nuestros niños.

¿Por qué los objetos pequeños son especialmente peligrosos para los niños pequeños?
Los niños pequeños son curiosos por naturaleza y exploran el mundo que los rodea tocándolos y saboreándolos. Sus vías respiratorias son más pequeñas, lo que facilita que los objetos se atasquen. Además, aún no han desarrollado el reflejo o la capacidad de expectorar eficazmente la congestión, lo que aumenta el riesgo de asfixia.

¿Qué pueden hacer los padres para proteger su hogar de los peligros de asfixia?
La protección infantil implica examinar el entorno en busca de riesgos potenciales. Asegúrese de que los artículos pequeños, desde monedas hasta piezas pequeñas de juguetes, estén fuera de su alcance. Restringe el acceso a determinadas zonas con puertas de seguridad y vigila los juguetes de los niños mayores para que no supongan un peligro para los hermanos menores.

¿Cuál es la forma más segura de introducir alimentos sólidos a un bebé?
La introducción de alimentos sólidos es un hito, pero debe hacerse con precaución. Comience con alimentos blandos en puré, asegurándose de que no queden trozos duros. A medida que su hijo crezca y mejore sus habilidades motoras, introduzca piezas blandas más grandes. Controle siempre su reacción y asegúrese de que esté masticando correctamente.

¿Existe algún método recomendado para cortar alimentos para minimizar el riesgo de asfixia?
Absolutamente. Los alimentos redondos como las uvas o los tomates cherry se deben cortar en cuartos. Las salchichas representan un riesgo común de asfixia y deben cortarse a lo largo y luego en trozos más pequeños. Asegúrese siempre de que las piezas sean del tamaño de un bocado para su hijo, teniendo en cuenta su edad y su capacidad de masticación.

¿Cómo educo a mi hijo sobre los peligros de asfixia sin asustarlo?
Se trata de encontrar un equilibrio entre precaución y miedo. Utilice lenguaje y ejemplos apropiados para su edad. Por ejemplo, explicar que ciertos alimentos o juguetes son «antipáticos» para su garganta puede ser una forma eficaz de comunicar el peligro sin causar una ansiedad excesiva.

¿Existen cursos de primeros auxilios que los padres puedan tomar en caso de emergencias por asfixia?
Sí, muchas organizaciones ofrecen cursos de primeros auxilios pediátricos que abordan, entre otras cosas, emergencias por asfixia. Estas clases enseñan a los padres cómo reconocer los signos de asfixia y brindan práctica en técnicas como palmadas en la espalda y compresiones abdominales para eliminar obstrucciones.

¿Cómo pueden los padres controlar los juguetes de sus hijos para detectar riesgos de asfixia?
Es fundamental comprobar periódicamente el desgaste de los juguetes. Con el tiempo, los juguetes pueden romperse en pedazos más pequeños, lo que puede representar un riesgo de asfixia. Además, comprueba siempre la edad recomendada en los juguetes. Esto le dará una buena indicación de si es adecuado para el grupo de edad de su hijo.

¿Qué papel juegan las escuelas en la prevención de incidentes de asfixia?
Las escuelas tienen una gran responsabilidad, especialmente para los niños más pequeños. Deben garantizar que la comida ofrecida en los comedores sea segura y apropiada para la edad. Además, el personal debe estar capacitado en primeros auxilios y prevención de asfixia y tener pautas claras para afrontar las emergencias que surjan.

¿Pueden los hermanos mayores ayudar a evitar que los hermanos menores se ahoguen?
Definitivamente. Los hermanos mayores suelen servir como modelos a seguir. Educarlos sobre los peligros de la asfixia y cómo pueden ayudar a prevenirla puede ser invaluable. Pueden estar atentos a los peligros, asegurarse de que sus juguetes permanezcan fuera del alcance de los niños más pequeños y hacer sonar una alarma si notan algo inusual.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






Peligros de asfixia por edad: desde la infancia hasta la edad preescolar

Peligros de asfixia por edad: desde la infancia hasta la edad preescolar

En cada etapa de crecimiento de nuestros hijos, es importante estar conscientes de los peligros a los que se enfrentan. La asfixia puede ser uno de esos peligros, especialmente en los niños pequeños. A continuación, responderemos algunas de las preguntas más frecuentes respecto a los peligros de asfixia en cada etapa, desde la infancia hasta la edad preescolar.

1. ¿Cuáles son los principales objetos de asfixia en bebés?

Los bebés son muy curiosos y suelen llevarse objetos a la boca. Por esta razón, los principales objetos de asfixia en esta etapa suelen ser pequeños juguetes, monedas, globos desinflados o alimentos como uvas, nueces o trozos grandes de alimentos duros. Es fundamental estar atentos y evitar la presencia de estos objetos en su entorno.

2. ¿Qué alimentos deben evitarse en niños pequeños para prevenir la asfixia?

La Academia Americana de Pediatría sugiere evitar el consumo de alimentos como palomitas de maíz, frutas enteras (como uvas y cerezas), zanahorias crudas o trozos grandes de verduras crudas. Es importante cortar los alimentos en trozos pequeños y supervisar activamente a los niños mientras comen.

3. ¿Cómo evitar la asfixia por juguetes en niños en edad preescolar?

Al elegir juguetes para niños en edad preescolar, es importante leer las recomendaciones de edad del fabricante y adquirir aquellos adecuados para su grupo de edad. Es fundamental evitar juguetes con piezas pequeñas y asegurarse de que no sean fácilmente desarmables.

4. ¿Cuál es el papel de los adultos en la prevención de la asfixia?

Los adultos juegan un papel crucial en la prevención de la asfixia en los niños. Es esencial supervisar constantemente a los pequeños, enseñarles sobre los peligros de asfixiarse y siempre seguir las recomendaciones de seguridad al seleccionar juguetes y alimentos adecuados.

5. ¿Qué hacer en caso de asfixia?

Si sospechas que un niño está atragantado, es importante actuar rápidamente. Puedes seguir los pasos de primeros auxilios para manejar una obstrucción de las vías respiratorias. Aprende sobre las técnicas de RCP y primeros auxilios, y mantén siempre a mano los números de emergencia.

Asegúrate de educarte, estar alerta y tomar las precauciones necesarias para prevenir la asfixia en tus seres queridos. La seguridad de los niños es una responsabilidad compartida y cada uno de nosotros puede hacer una diferencia significativa.

Fuentes:

  1. Academia Americana de Pediatría – Prevención de asfixia en niños
  2. Cruz Roja Americana – Primeros auxilios en caso de atragantamiento


Deja un comentario