Crisis de Identidad

Todo Sobre la Crisis de Identidad

¿Te has sentido solo o que no perteneces a tu entorno? ¿Has tenido dudas respecto a tu vida y el propósito que tienes? Si la respuesta a estas dos preguntas es afirmativa, es probable que esto se deba a una crisis de identidad y no te hayas dado cuenta, porque, aunque no lo creas, esta es una situación mucho más común de lo que parece y afecta a todos, al menos una vez en la vida.

Crisis de Identidad

¿Qué es una crisis de identidad?

Esta es una etapa que pudiera definirse como un momento de “tormenta emocional”, ya que en esta situación los sentimientos se encuentran desbocados y desenfocados, al igual que los pensamientos, que suelen estar representados por ideas depresivas y preguntas existenciales, donde las más comunes son: ¿esto es lo que soy realmente? ¿a dónde quiero llegar?, etc.

Por otro lado, para nadie es un secreto que todos en algún momento hemos pasado por situaciones difíciles o complicadas, que nos han llamado a la reflexión y al cambio, siendo la crisis de identidad uno de estos momentos, ya que servirá de empujón para que deseches todo eso que sientes no está bien con tu vida y acojas nuevos hábitos o propósitos.

regresar al menú ↑

Síntomas de una crisis de identidad

Los síntomas de una crisis de identidad van a depender de los factores que la desencadenen y de tu salud en general, pero lo más común es que ocurran alteraciones tanto físicas como emocionales, siendo estas últimas las más resaltantes. A continuación, te damos un resumen de las molestias más frecuentes:

  • Sentimientos de soledad e incapacidad para afrontar las situaciones.
  • Cambios de humor, tales como pasar de la tristeza a la irritabilidad.
  • Ataques de ansiedad que pueden presentarse con aumento en la frecuencia cardiaca, sudoración y dificultad para respirar.
  • Problemas para conciliar el sueño.
  • Sensación de tener una vida sin sentido o sin rumbo.

regresar al menú ↑

Causas de una crisis de identidad

Las causas que producen la aparición de una crisis de identidad suelen estar muy relacionadas con el estado emocional del afectado, así como a todas las situaciones personales, familiares o sociales que puede estar atravesando. Si crees que sufres de una crisis de identidad, es probable que sea por alguna de las siguientes razones:

Cambios radicales

Los seres humanos, a pesar de que somos capaz de adaptarnos, somos amantes de la rutina –aunque no lo parezca- ya que esta nos brinda comodidad y nos hace sentir seguros, pero ¿qué sucede cuando nuestra vida se tambalea y es necesario cambiar? Es aquí cuando empiezan los problemas, ya que suele ser difícil de afrontar, sobre todo si los cambios son drásticos o muy rápidos.

Adolescencia

No podemos negarlo, la adolescencia es una etapa dura para cualquiera y quien diga que no, probablemente esté mintiendo, porque durante estos años es cuando nos forjamos como persona, experimentamos, encontramos nuestro propósito y tomamos las decisiones que serán la base de nuestro futuro, por tanto, es común que la crisis de identidad se presente en este entorno.

Inseguridad contigo mismo

No hay nada más agotador emocionalmente que el hecho de que no te reconozcas a ti mismo y no te des el valor que mereces, justo en ese punto es que aparecen las preguntas tales como: ¿valgo la pena? ¿hago algo bien? ¿podré lograr mis metas? Y entras en un círculo vicioso del cual es difícil salir, lo que aumentan las posibilidades de una crisis de identidad.

regresar al menú ↑

Consecuencias de una crisis de identidad

Las crisis de identidad no son etapas que duran 1 o 2 días, al contrario, esto puede extenderse por algunos meses y de todo este proceso pueden derivarse 2 consecuencias que te describimos a continuación:

El logro de la identidad

Si después de todo el proceso de pensar, autoevaluar y analizar tus necesidades o metas, llegas a un acuerdo contigo mismo logrando la paz emocional que solo te pueden brindar las decisiones correctas, es que has llegado a buen puerto, ¡superaste tu crisis de identidad!

Exclusión de la identidad

En esta opción no hay una adquisición de la identidad propia, sino que ocurre lo contrario. El afectado acepta la identidad, la personalidad o las decisiones que otros tomaron por él. Esto a futuro puede traer frustraciones o derivar en otra crisis de identidad, podría ser a los 30 o 40.

regresar al menú ↑

¿Cómo superar una crisis de identidad?

En caso de que sientas incertidumbre sobre los pasos a seguir si te enfrentas a una crisis de identidad, es probable que algunos de nuestros consejos a continuación te ayuden a llevarlo de mejor manera:

  • ¡La confianza en ti mismo es la clave! No dejes de trabajar en ti, en lo que tú quieres y las metas que deseas alcanzar. Escúchate y compréndete.
  • ¡Acéptate cómo eres! Todos cometemos errores y tenemos defectos, es parte de la vida. Eres único, no te compares con otras personas ni sientas presión por tu futuro.
  • Distráete y enfócate en actividades que te hacen feliz, esa es la mejor forma de conocerte a ti mismo, pasar tiempo a solas contigo.

Fuentes externas