Granada en el embarazo: ¿buena o mala? Jugo y más

Granada es una de las frutas más populares y deliciosas del mundo, pero ¿es segura para consumir durante el embarazo? Muchas mujeres embarazadas se preguntan si es bueno o malo disfrutar de este jugoso y sabroso fruto durante esta etapa tan importante de sus vidas. En este artículo, exploraremos los beneficios y posibles riesgos de consumir granada durante el embarazo. ¡No te lo pierdas!

Última actualización el 1 de mayo de 2023

Las granadas son populares por sus semillas jugosas y reventadas, llamadas arilos. En este artículo, aprenderá cómo consumir de forma segura semillas y jugo de granada durante el embarazo para aprovechar todos sus beneficios nutricionales.

¡Las semillas de granada y el jugo de granada pasteurizado son seguros durante el embarazo y contienen mucha fibra, antioxidantes y más! Sin embargo, hay poca evidencia de que el té de granada se haya elaborado a partir de flores u hojas. Por tanto, lo mejor es evitar el té.

Ahora cubramos más información sobre la seguridad de las granadas y sus beneficios durante el embarazo. ¡Sigue leyendo!

¿Es seguro el jugo de granada durante el embarazo?

El jugo de granada es seguro durante el embarazo siempre que esté pasteurizado. La pasteurización implica calentar el jugo a una temperatura alta que mata bacterias potenciales como E. Coli (Fuente: Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos [FDA]).

Granada en el embarazo: ¿buena o mala? Jugo y más

Todos los jugos enlatados, jugos no refrigerados estables en almacenamiento, jugos embotellados o jugos concentrados congelados se procesan comercialmente, incluido el proceso de pasteurización (Fuente: Universidad del estado de michigan). Por lo tanto, consumir Pom, la marca de jugo de granada favorita de los fanáticos, es seguro durante el embarazo.

Sin embargo, evite cualquier jugo de granada que esté disponible en un puesto de jugos o en un mercado de agricultores o que deba almacenarse en la sección refrigerada del supermercado o tienda naturista. Además, la FDA exige que los jugos no pasteurizados etiqueten sus envases con una advertencia que indique que el producto puede contener bacterias dañinas; por lo tanto, lea siempre la etiqueta.

El zumo de granada es muy nutritivo para las mujeres embarazadas precisamente porque contiene antioxidantes. Los antioxidantes son compuestos que se encuentran en muchos alimentos y que ayudan a combatir el daño de los radicales libres en el cuerpo.

Los radicales libres contribuyen a una condición llamada estrés oxidativo, que juega un papel importante en el embarazo. Por tanto, los antioxidantes son esenciales para mantener la salud durante el embarazo (Fuente: Mediadores inflamatorios).

Sin embargo, el jugo de granada suele contener azúcares añadidos, lo que puede provocar un aumento excesivo de peso durante el embarazo. Así que busque variedades con menor contenido de azúcar y opte por semillas de granada enteras. ¡Más información sobre las semillas a continuación!

¿Comer granada es bueno para el embarazo? Las ventajas

Los frutos frescos de la granada, es decir, las semillas o semillas, también son seguros y saludables para el embarazo. Puedes encontrarlos frescos o incluso en la sección de congelados del supermercado. Además, estas semillas contienen grandes cantidades de fibra, lo que ayuda a prevenir el estreñimiento durante el embarazo, ¡algo que debería ser útil para muchas mujeres embarazadas!

Además de favorecer un sistema digestivo saludable y deposiciones regulares, la fibra también ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre cuando se consume fruta, ya que la fibra ralentiza la digestión y la absorción de azúcar en la sangre (Fuente: Clínica Mayo).

En otras palabras, si consume una fruta con fibra como las semillas de granada, su nivel de azúcar en la sangre no aumentará tan rápido como, por ejemplo, el jugo de fruta sin fibra.

Agregar más fibra a su dieta también puede reducir su riesgo de desarrollar diabetes gestacional (fuente: Clínica Cleveland).

Las semillas de granada son una excelente adición a algunos platos salados como guisos, tajines o una ensalada al estilo persa si deseas intentar incorporar más de ellas a tu dieta durante el embarazo.

¿Puedes comer granada en cada trimestre?

Las semillas de granada y el jugo de granada pasteurizado son seguros en cualquier trimestre.

Las granadas también son ricas en folato (fuente: Departamento de agricultura de los Estados Unidos [USDA]). El ácido fólico es crucial antes y durante el embarazo para reducir el riesgo de anomalías congénitas en el bebé en crecimiento (Fuente: Asociación Americana del Embarazo).

Si bien se deben consumir cantidades adecuadas de folato durante todas las fases del embarazo, los primeros 28 días del mismo son los más importantes para prevenir problemas de salud.

Granada en el embarazo: ¿buena o mala? Jugo y más

Por otro lado, se deben evitar los suplementos de granada durante el embarazo. Esto se debe a que en los Estados Unidos los suplementos están regulados de manera diferente a los alimentos. Más específicamente, la FDA no controla su seguridad o eficacia antes de que lleguen al mercado (Fuente: FDA).

Si bien la FDA controla los efectos secundarios después de su disponibilidad para el público, es mejor evitar los suplementos durante el embarazo.

Si aún desea tomar suplementos de granada, asegúrese de hablar primero con su médico.

¿Puedo beber té de granada durante el embarazo?

Se debe evitar el té de granada elaborado con flores u hojas elaboradas debido a las pautas e información limitadas sobre seguridad. Eso no significa necesariamente que sea «inseguro», simplemente no sabemos lo suficiente sobre su seguridad para estar seguros.

Sin embargo, «té de granada» a menudo significa semillas de granada hervidas y coladas que se endulzan con miel o azúcar. Esta opción es segura para el embarazo porque contiene frutas y no hierbas. Eso sí, evita consumir demasiada azúcar y endulza ligeramente.

Espero que este artículo te haya ayudado a comprender cómo consumir granadas de forma segura durante el embarazo para que puedas disfrutar de esta nutritiva y deliciosa fruta.

Este artículo fue revisado y aprobado para su publicación de acuerdo con nuestra política editorial.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






Granada en el embarazo: ¿buena o mala? Jugo y más

Granada en el embarazo: ¿buena o mala? Jugo y más

El embarazo es una etapa en la vida de una mujer que requiere una atención especial en cuanto a la alimentación y los hábitos de consumo. Una pregunta frecuente que surge en este periodo es si es seguro consumir granada durante el embarazo. En este artículo, responderemos a esta interrogante y exploraremos los beneficios y precauciones asociadas al consumo de granada en esta etapa tan importante.

Beneficios de consumir granada durante el embarazo

La granada es una fruta rica en antioxidantes, vitamina C, fibra y otros nutrientes esenciales para la salud. Estos son algunos de los beneficios que puede aportar durante el embarazo:

  1. Refuerza el sistema inmunológico: la vitamina C presente en la granada ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, lo cual es beneficioso tanto para la madre como para el bebé en desarrollo.
  2. Combate la anemia: la granada contiene hierro, que es un mineral fundamental para prevenir la anemia, algo común durante el embarazo.
  3. Promueve la digestión: la fibra presente en esta fruta favorece el tránsito intestinal y ayuda a prevenir problemas de estreñimiento, habituales durante esta etapa.
  4. Alivia la hinchazón: debido a sus propiedades diuréticas, la granada puede ayudar a reducir la retención de líquidos y aliviar la hinchazón característica del embarazo.

Precauciones al consumir granada durante el embarazo

Si bien la granada puede ser beneficiosa durante el embarazo, es importante tener en cuenta ciertas precauciones:

  • Consultar al médico: antes de incluir granada en tu dieta durante el embarazo, siempre es recomendable consultar con tu médico para asegurarte de que no haya ninguna contraindicación en tu caso particular.
  • Lavado adecuado: al comprar y consumir granadas, asegúrate de lavarlas correctamente para eliminar cualquier residuo de pesticidas o suciedad. Esto es especialmente importante durante el embarazo, ya que el sistema inmunológico puede estar más sensible.
  • Consumo moderado: aunque la granada es saludable, se recomienda consumirla con moderación debido a su contenido de azúcar. Además, consumir en exceso puede causar malestar estomacal.

Es esencial recordar que cada embarazo es único y que las necesidades nutricionales pueden variar. Siempre es mejor hablar con un profesional de la salud para obtener recomendaciones personalizadas.

Para obtener más información sobre la dieta durante el embarazo, puede consultar los siguientes recursos:


Deja un comentario