¿Es perjudicial demasiada sal durante el embarazo? ¿Dañará al feto?

El embarazo es una etapa emocionante en la vida de una mujer, llena de alegrías, expectativas y también de muchas dudas. Una de las preocupaciones más comunes entre las futuras mamás es saber qué pueden o no pueden consumir durante estos meses tan importantes. En particular, la sal siempre ha sido un tema controvertido. Algunas personas afirman que es perjudicial durante el embarazo, mientras que otras creen que no hay problema alguno. En este artículo, despejaremos todas tus dudas y te brindaremos información clara y precisa sobre si el consumo excesivo de sal puede dañar al feto. ¡Sigue leyendo y descubre qué dicen los expertos al respecto!

Fue increíble cuando mi prima Sally recibió la noticia de que el tocino salado podía hacer que se le hincharan las piernas. “¿Pero lo tomo en el desayuno desde que era niña?”, se preguntó. Su médico le aconsejó que limitara su consumo de alimentos salados, como pizza y salchichas.

Surge una pregunta: «¿Es perjudicial demasiada sal durante el embarazo?

En el artículo hablamos del consumo de sal durante el embarazo, sus efectos a corto y largo plazo y cómo regularlo.

¿Es perjudicial demasiada sal durante el embarazo? ¿Dañará al feto?

¿Es perjudicial demasiada sal durante el embarazo?

Los expertos desaconsejan el consumo excesivo de sal durante el embarazo.

Si come demasiados alimentos salados durante el embarazo, corre el riesgo de tener presión arterial alta, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, huesos débiles, complicaciones renales y cáncer de estómago. Además, los abortos espontáneos o los nacimientos prematuros pueden deberse indirectamente a la hipertensión arterial y a problemas cardiovasculares.

Otros efectos a corto plazo del consumo excesivo de sal incluyen hinchazón del cuerpo, deshidratación, distensión abdominal, micción frecuente y aumento de peso temporal.

La sal es un condimento común que contiene un 40% de sodio y un 60% de cloruro. Es un condimento y conservante de alimentos popular en casi todos los refrigerios, golosinas y alimentos que encuentre.

Cuando tienes antojos locos durante el embarazo y antojos frecuentes de comida, es difícil prescindir de un trozo de pizza o un panecillo. Esto aumenta las posibilidades Comer demasiada sal durante el embarazo más alto. Está bien. Sin embargo, los expertos recomiendan evitar los alimentos envasados ​​o preparados comercialmente ya que pueden contener altos niveles de sodio.

Esto no significa que deseche el salero. El sodio ayuda al cuerpo a conducir los impulsos nerviosos adecuados, contraer/relajar los músculos y, lo más importante, a mejorar el equilibrio ideal de agua y minerales.

Además, la sal es esencial para el desarrollo de las células inmunitarias del cerebro (células gliales). El oligoelemento yodo de la sal de mesa también es importante para prevenir el bocio. Esto significa que es mejor usar esta especia con moderación a menos que el médico indique lo contrario.

Efectos del exceso de sal durante el embarazo

Debido a que la sal es popular para condimentar y conservar, es fácil consumirla sin saberlo. Por eso muchas mujeres se preguntan: “¿Demasiada sal puede provocar un aborto espontáneo??» O, ¿Demasiada sal puede dañar a mi bebé por nacer? Sin pánico.

A continuación, echemos un vistazo más de cerca a cómo el exceso de sal les afecta a usted y a su enano:

1. Presión arterial alta – Cuando consumes demasiada sal, tu cuerpo retiene más agua, aumentando el volumen de sangre. Este aumento proporciona a los vasos sanguíneos un trabajo de bombeo adicional, lo que provoca presión arterial alta. Si tuvo preeclampsia antes del embarazo, demasiada sal puede empeorarla y potencialmente provocar un aborto espontáneo.

2. Enfermedad cardíaca (problemas cardiovasculares) – El sodio contenido en la sal tiene un efecto negativo en las arterias y vasos sanguíneos. La alta presión hace que el bombeo sea extenuante y puede provocar insuficiencia cardíaca.

Supongamos que el corazón es una máquina de fábrica con cierta capacidad. Si superas el límite recomendado, a la larga funcionará más lento o dejará de funcionar por completo.

3. ataque – Los accidentes cerebrovasculares son comunes en mujeres embarazadas. De acuerdo con la Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, El embarazo aumenta las posibilidades de coagulación sanguínea, lo que puede provocar un derrame cerebral. Debido a que las mujeres sangran durante el parto, el cuerpo produce una sustancia natural para mejorar la coagulación de la sangre. La ingesta alta de sodio aumenta la presión arterial al tiempo que contrae los vasos sanguíneos. Este estrechamiento puede provocar un derrame cerebral.

4. Daño en el riñón – Comer alimentos salados les da a los riñones trabajo adicional para excretar el exceso de sodio. Además, a medida que este órgano vital lucha por equilibrar los niveles de sodio y agua en el cuerpo, ejerce una presión significativa sobre los pequeños vasos renales, lo que provoca daños graves.

5. Pérdida de calcio (osteoporosis) – Los expertos citan el consumo elevado de sal como una posible causa del debilitamiento y adelgazamiento de los huesos, conocido como osteoporosis. A medida que su cuerpo elimina el exceso de sodio a través de la orina, también absorbe algo de calcio con los desechos.

Un estudio de El Centro Nacional de Información Biotecnológica confirma que este agotamiento gradual de las reservas de calcio durante el embarazo plantea el riesgo de preeclampsia, parto prematuro y baja densidad ósea materna/fetal.

6. Cáncer – Aunque es poco común durante el embarazo, los alimentos salados pueden causar cáncer de estómago. Comer carne curada con sal, pescado y verduras encurtidas irrita el revestimiento del estómago y provoca cáncer de estómago.

Estos son los efectos a largo plazo de comer alimentos muy salados. La sal es astuta. Debido a su popularidad, es el condimento preferido para casi cualquier comida, refrigerio o golosina.

Dado que el sodio es crucial para usted y su bebé, haga todo lo posible por consumir sólo la cantidad adecuada. Sorprendentemente, la sal regulada tiene muchos otros beneficios para la salud durante y después del embarazo.

¿Es perjudicial demasiada sal durante el embarazo? ¿Dañará al feto?

¿Cuánto sodio puede consumir una mujer embarazada?

El Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. recomienda una ingesta diaria de sodio de menos de 2.300 mg. Cualquier cosa que contenga menos de 3,8 gramos de sal es segura para usted y su bebé. Entonces, si te gusta espolvorear sal sobre los huevos duros, ten cuidado de no comer demasiada.

Aunque es difícil determinar cuanto sodio durante el embarazo es saludable, esté atento a las señales de que su consumo de sal es demasiado alto, entre ellos:

  • flatulencia – El sodio provoca retención de líquidos, lo que puede hacer que el estómago se sienta apretado e hinchado.
  • hipertensión – A medida que los riñones trabajan horas extras para excretar el exceso de sodio, puede producirse un aumento de la presión arterial.
  • hinchazón del cuerpo – Es posible que notes una hinchazón inusual en la cara, las manos y los pies debido a la ingesta excesiva de líquidos.
  • Sed excesiva – La sed insaciable de los últimos tiempos podría deberse al consumo de alimentos salados. Demasiada sal provoca deshidratación, lo que hace que el cuerpo elimine más agua de sus células.
  • Aumento de peso – Si aumenta de peso repentinamente, puede tener todo que ver con su consumo de sal.
  • Micción frecuente – Dado que es probable que bebas más agua debido a la concentración de sodio, también debes ir al baño con frecuencia.
  • Ritmo de sueño alterado – Comer alimentos salados antes de acostarse puede provocar inquietud y despertares interminables durante la noche.

Consejos para minimizar el consumo de sal durante el embarazo

La tarea de reducir los alimentos salados no es fácil. Tu salud requiere sacrificio, concentración y compromiso. En algún momento quizás quieras rendirte, pero mantén la fe.

Los siguientes consejos prácticos te ayudarán a reducir gradualmente tu consumo de sal:

1. Consuma alimentos y frutas frescas en lugar de alimentos preparados/envasados ​​o procesados ​​comercialmente. – La mayoría de estos alimentos pueden estar conservados o precondimentados con sal, lo que los hace perjudiciales para la salud al exceder los límites recomendados.

2. Evite frutas, verduras y alimentos congelados. – En la mayoría de los casos, los alimentos encurtidos y frescos congelados contienen aditivos salados, incluidas salsas o aromas.

3. Consulte la etiqueta antes de comprar o utilizar alimentos comerciales. – Verifique siempre el contenido de sodio y nutrientes antes de comprarlo.

Busque la etiqueta «Bajo en sodio» o «Sin sal agregada». Consulta las porciones y el porcentaje del valor diario para asegurarte de utilizar sólo lo que es beneficioso para el organismo. Recuerde también comparar diferentes marcas de alimentos.

4. mantenlo natural – Si te encantan las especias, elige hierbas naturales o sabores como ajo, jengibre y pimienta. Asegúrate de usarlos también con moderación. Además, las frutas frescas, los jugos de cítricos y las verduras son naturalmente bajos en sal, lo que los convierte en una opción más saludable.

5. Sea estricto con su consumo de sodio – Salir a comer es inevitable. Está bien. Pide siempre al personal de tu restaurante favorito que prepare platos con poca o nada de sal.

Evite tomar platos preparados con un contenido de sal desconocido. Incluso cuando cocine en casa, respete estrictamente el contenido de sodio recomendado evitando la salazón excesiva o el enlatado de los alimentos. Se requiere especial precaución durante el embarazo.

6. Limite los aditivos salados al cocinar – El caldo salado, la carne previamente condimentada y el tocino ahumado se encuentran entre las fuentes furtivas de sodio no deseado. Lo mejor es reducirlos o evitarlos.

7. Obtenga más información sobre los productos con alto contenido de sodio que no saben salados. – Tenga cuidado con alimentos como el requesón, el pudín instantáneo y los encurtidos, que pueden no parecer salados pero tienen un alto contenido de sodio.

8vo. Intenta desaprender tu preferencia de sal – Como cualquier otro hábito, puedes practicar reducir el consumo de sal durante el embarazo. No te digo que será fácil, pero te encantarán los resultados. El proceso puede llevar algún tiempo. Así que sea paciente y esté abierto a los desacuerdos.

Una mujer puede alcanzar cualquier altura para promover un embarazo saludable, incluso renunciar a su pizza y carne favoritas. Dadas las complicaciones asociadas al consumo elevado de sal, lo mejor es probar todas las opciones para regular los niveles de sodio en la dieta.

Si le preocupa, consulte a un nutricionista profesional para que le aconseje qué alimentos son mejores para usted durante este momento especial.

Resumen

A diferencia de otros condimentos, la sal es un ingrediente alimentario esencial en todo el mundo. Ocasionalmente, algunas mujeres embarazadas tienen fuertes antojos de alimentos salados. Esto nos lleva a una pregunta frecuente: “¿Es perjudicial demasiada sal durante el embarazo?

La sal contiene cloruro de sodio, un nutriente vital para una mujer embarazada y su enano. Sin embargo, lo mejor sería consumirlo con moderación.

El consumo excesivo de sal puede provocar insuficiencia renal, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial y osteoporosis, entre otras cosas.

Compruebe su consumo de sal si recientemente ha experimentado hinchazón, hinchazón, sed y aumento de peso. Si necesita más consejos, consulte a un nutricionista para que le aconseje sobre una nutrición adecuada.

Más para leer
Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Write a seo optimized article for a blog. About frequently asked questions, from an article with the following title, ¿Es perjudicial demasiada sal durante el embarazo? ¿Dañará al feto?

. Write this article in html format for a web page, with

,

, , ,

    ,

  1. tags. Remove

    tags. Add within the text, external reference links to relevant sources. Write the content in Spanish.

Deja un comentario