Crisis económica de Chile de 1982

Todo Sobre la Crisis económica de Chile de 1982

A comienzos de los años 80 el sistema financiero y económico de chile se caracterizaba por el libre mercado, tasas de intereses desregularizadas, libre determinación de precios, entre otras cosas, con lo que orienta el rumbo elegido por ciertas autoridades en la génesis de esta crisis que trajo diversas consecuencias para el país.

 

Crisis económica de Chile de 1982

¿Qué es la Crisis económica de Chile de 1982?

La crisis económica de Chile de 1982, se trata de una serie de dificultades que se desarrollaron durante la dictadura del militar Augusto Pinochet, posterior a muchos años de reformas económicas. Esta crisis es una de la más importante en el país después de la gran depresión, el inicio de la primera guerra mundial y la crisis del petróleo en los años 60. En esta, el producto interno bruto (PIB) se redujo aproximadamente a un 14,5% y el desempleo aumento de forma considerable.

regresar al menú ↑

¿Cómo comenzó la Crisis económica de Chile de 1982?

En el año 1973, la situación desde el punto de vista económico, se encontraba un poco decadente, donde existía un conjunto de discrepancias en las políticas monetarias generando la elevación desmesurada de la demanda agregada, originando a la vez una inflación mayor al 600%, haciendo que se produjera un descontento en la clase empresarial.

Posteriormente, en 1978 comienza a entrar a los países no productores de petróleo una gran cantidad de divisas, de forma paralela en Chile se logra un superávit fiscal, lo que trajo consigo un prestigio financiero, sin embargo, se presentó un obstáculo, que era el riesgo cambiario, por lo que se toma la decisión de fijar el tipo de cambio, generando algunas medidas.

En el año 1981, se produce una fuga de capitales en el país debido al recalentamiento de la economía norteamericana, además los precios del petróleo aumentaban progresivamente, lo que originó devaluación del tipo de cambio, llevando así a una crisis.

regresar al menú ↑

Causas de la Crisis económica de Chile de 1982

Una descomunal dependencia del financiamiento externo pasaría factura en algún momento, debido a que a partir de 1980 la economía mundial se comenzaba a ensombrecer y la deuda externa chilena comenzaba a elevarse debido al alza de los intereses, lo que en el 1982 el endeudamiento público representaba un poco más de 5 mil millones de dólares.

Debido al alza del precio del petróleo, sumado al aumento de las tasas de interés entre los años 1981 y 1982, definió que el peso chileno se encontrara exorbitantemente estimado. Todo esto originó un escenario en el que la deuda externa se volvía inmanejable, comprometiendo de esta forma la estabilidad financiera.

regresar al menú ↑

Consecuencias de la Crisis económica de Chile de 1982

A partir de esta crisis, comenzaron las licitaciones de ciertas empresas chilenas, además que se redujeron los sueldos y la cesantía llego a un 30%, así mismo, la inflación comenzó a elevarse cada vez más, trayendo como consecuencia un gran impacto social.

La bancarrota se intensificó en toda la escala productiva del país y las tasas domésticas de interés lograron alcanzar niveles incompatibles con la capacidad productiva. Posteriormente, un número importante de bancos fueron intervenidos por parte del gobierno.

A pesar de todos los sucesos negativos que trajo la crisis económica de Chile de 1982 para el país y después de tanta incertidumbre económica y política, se retomó la senda del progreso y desarrollo, reforzando de esta manera los avances en materia micro-económica, teniendo como objetivo una regulación financiera un poco más íntegra.

regresar al menú ↑

Resumen de la Crisis económica de Chile de 1982

Estos unidos, siendo el motor de la economía mundial, fue creciendo en cuanto a las tasas y con la alta liquidez se generó un alto consumo que se extendió por todo el mundo, en el cual chile no fue la excepción, por lo que se observó un aumento récord en cuanto a la demanda doméstica relacionado al consumo privado.

Posteriormente, el país acudía a la banca privada y a su ahorro externo para financiarse, lo que trajo un déficit en cuenta corriente de 14,5% para el año 1981. Antes de esto, Chile se encontraba inundado en dólares, sin embargo, después que Estados Unidos entrara en recesión, el financiamiento chileno se corta de forma abrupta.  

Esto trajo como consecuencia que la inversión y el consumo ya no eran viables ni sostenibles. La caída de los precios a nivel mundial de los productos de exportación, la recesión, el aumento del dólar y de las tasas de intereses, hace que se precipite una crisis bancaria. Todo esto trajo como consecuencia la intervención y liquidación de algunos bancos. Sin embargo, de forma progresiva y con la presencia de ciertas medidas se fue retomando las sendas de progreso en todo el país.

Fuentes externas: