Crisis de 1929

Todo Sobre la Crisis de 1929

La crisis de 1929 se remonta a las políticas implementadas luego de la primera guerra mundial, sin embargo, una serie de medidas llevadas a cabo en los años posteriores influenciaron a crear un contexto propicio para el estallido y propagación de este proceso.

 

Crisis de 1929

¿Qué es la Crisis de 1929?

La crisis de 1929 fue una de las peores caídas del mercado de valores en toda la historia de la bolsa de los Estados Unidos de América. Su repercusión fue de alcance global trayendo consigo secuelas durante mucho tiempo.

A esta crisis también se le denomina “jueves negro”, “lunes negro” o “martes negro”, todas estas frases aceptadas ya que la caída como tal fue un jueves, pero el lunes y martes próximos fueron catastróficos, lo que produjo un pánico en la población y el comienzo de un centenar de consecuencias que repercutieron por un largo tiempo.

En la actualidad, los historiadores o los economistas no están en total acuerdo de que papel jugó esta caída en los eventos sociales, económicos y políticos de la nación. El desplome de la producción, el desempleo, la ruptura de pagos internacionales, marcaron sin ninguna duda una etapa en la historia de este país.

regresar al menú ↑

¿Cómo comenzó la Crisis de 1929?

Esta depresión fue precedida por un boom especulativo que surgió unos años anteriores (1920) y que llevó a miles de estadounidenses a tomar inversión de manera enérgica en el mercado de valores, incluso existía un número significativo de personas que prestaron su dinero para la compra de más acciones.

Para el año 1929 casi 9 mil millones de dólares se habían prestado (una cantidad mayor a la que circulaba en aquel entonces en el país) y el alto precio de las acciones estimulaban a la gente a invertir. La especulación comenzó a hacer de las suyas y los precios comenzaron a elevarse aún más, generando de esta forma, una burbuja económica.

regresar al menú ↑

Causas de la Crisis de 1929

Las causas de la crisis son muy variadas, en donde concuerdan en conjunto una serie de factores sociales y económicos que se influenciaron de manera recíproca. Algunos especialistas en el tema hablan de una superproducción ante la presencia de un mercado con poca demanda.

Otros discuten sobre un sub-consumo, es decir que el desarrollo económico favoreció a las clases altas, pero la inmensa mayoría de la población se empobreció, reduciendo de manera significativa su poder adquisitivo. También, se dice que este proceso fue algo sustancial de forma cíclica que se presenta en el sistema capitalista, alternándose con etapas de desarrollo y de crisis periódicas.

regresar al menú ↑

Consecuencias de la Crisis de 1929

La crisis de 1929 tuvo un gran impacto en los Estados Unidos de América, sin embargo su repercusión fue a nivel internacional. Las consecuencias fueron fatales para millones de personas. Además del desastre económico, como es el caso de la quiebra de empresas y bancos, el aspecto humano y social también fue afectado terriblemente.

Los campesinos y granjeros la pasaron muy mal, ya que al bajar los precios se veían ahogados con los préstamos y la hipoteca, mientras que la huida hacia la ciudad no fue la mejor solución, pues la situación que allí se vivía era peor.

Desde el punto de vista político, los países que en aquel entonces habían seguido la premisa de dejar libremente a la economía, comenzaron a adoptar un elevado intervencionismo para intentar evitar la repetición de una terrible crisis como esta.

Si nos vamos a otro continente, en Europa los primeros intentos de hacer frente a la crisis fueron ineficaces, sin embargo, posteriormente se consiguen logros importantes a finales de los años 30, orientando lo que es la producción a materiales militares.

regresar al menú ↑

Resumen de la Crisis de 1929

Una de las crisis más importantes del mundo en el siglo XX fue la del año 1929, en la bolsa de New York. En el mes de octubre se este año se originó una gran preocupación por parte de los inversionistas con la presencia de las súper ofertas de acciones, que motivaron al descenso rápido de sus precios.

Debido a todo esto, industrias, empresas y bancos comenzaron a quebrar, lo que marcó el comienzo de un gran desempleo, afectando aún más la situación. Para 1930, en Estados Unidos la cantidad de desempleados alcanzaba una cifra de más de 16 millones de personas, lo que se traducía en el 30% de la población activa.

Toda esta crisis influyó para que hubiese un cambio en el mundo capitalista y se prestará una mayor atención y compromiso en la planificación del estado. Todo este camino de cambio fue impulsado por el presidente Franklin Roosevelt, dándole importancia a la planificación y organización y evitando así futuras crisis.  

Fuentes externas: