Dolor de espalda antes de la BFP: motivos y opciones para aliviar el dolor

El dolor de espalda es una molestia común que afecta a muchas personas, pero ¿qué sucede cuando experimentas este malestar justo antes de tener tu prueba de embarazo positiva (BFP, por sus siglas en inglés)? En este artículo, exploraremos las posibles razones detrás de este dolor y te brindaremos distintas opciones para aliviarlo. Descubre cómo puedes cuidar tu espalda durante esta etapa emocionante y garantizar un embarazo saludable. ¡Sigue leyendo para obtener más información!

Te preguntas si podrías estar embarazada, pero el insoportable dolor de espalda sugiere que podría estar llegando tu período. Ver este resultado positivo puede ser un objetivo en la vida, o tal vez su vida aún no esté lista para abrazar un nuevo capítulo. Sufrir dolor de espalda antes de la BFP puede resultar confuso para cualquiera de nosotros.

Dolor de espalda antes de BFP – ¿Estoy embarazada?

Muchas mujeres pueden experimentar dolor lumbar de leve a intenso antes de la BFP. Al inicio del embarazo, además de los calambres, también puedes experimentar dolor de espalda, que suele indicar el inicio de tu período. Desde la implantación, su útero se prepara para expandirse, lo que significa que lentamente ejerce presión sobre sus articulaciones y otros órganos. Los ejercicios pueden ayudar a aliviar el dolor.

¿Lo que sucede?

¿Crees que podrías considerar un BFP pronto, pero estás demasiado nervioso? No estarías solo.

Muchas mujeres que intentan quedar embarazadas se preguntan cómo reacciona su cuerpo: ¿Qué es normal? ¿Por qué tengo dolor? El dolor de espalda al principio del embarazo es muy similar al que podía tener antes de que naciera la tía Flo.

El embarazo temprano viene acompañado de un espejismo de síntomas, la mayoría de los cuales no son muy atractivos. Las náuseas matutinas, el dolor en los senos y el dolor de espalda pueden hacer que se sienta completamente mal durante las primeras semanas.

¡Espera!… ¿dolor de espalda?

Seguramente eso sólo pasa cuando llevas una calabaza, ¿verdad? ¿No si tu bebé es una semilla de amapola?

¡Incorrecto! Muchas mujeres pueden experimentar dolor lumbar tanto en la parte superior como en la inferior durante las primeras etapas del embarazo. De hecho, este es probablemente el síntoma más engañoso que puedes tener, especialmente si va acompañado de calambres de implantación.

Dolor lumbar antes de BFP

¡Muchas mujeres informan que tenían dolor lumbar incluso antes de la prueba positiva!

El malestar puede describirse como cualquier cosa, desde un dolor insoportable hasta una descarga eléctrica aguda. En cualquier caso, es completamente normal sufrir dolores de espalda a una edad tan temprana.

¿Qué tiene la culpa?

Respectivamente Bob Chatterjee, un experimentado cirujano de columna, dijo: “El dolor de espalda es más común en las primeras etapas del embarazo de lo que piensas. Los músculos y las articulaciones de la espalda se sobrecargan a medida que los músculos y ligamentos pélvicos se aflojan”.

hormonas

Son esenciales para el funcionamiento armonioso de nuestro organismo y tienen algunos efectos secundarios crueles, especialmente cuando uno queda embarazada.

Bien, tus hormonas están haciendo un baile loco en este momento, preparando tu cuerpo para recibir un feto fertilizado en crecimiento. Me gusta imaginarlos como botones de ritmo rápido en un hotel de lujo, ¡lo que lo hace perfecto para su invitado de honor tan especial!

No hace falta decir que aumentar la relaxina y la progesterona en los primeros días puede ayudar a aflojar las articulaciones pélvicas. El hecho de que le digan a su pelvis que se relaje puede hacer que su espalda sufra esta tensión, provocando dolor en la parte inferior y superior de la espalda antes de la BFP.

Dolor de espalda antes de la BFP: motivos y opciones para aliviar el dolor

¿Por qué tengo dolor de espalda antes de BFP?

Es completamente normal experimentar dolor de espalda al principio del embarazo. Ya hemos repasado cuáles podrían ser las causas fundamentales, ¡muchas gracias, hormonas!

¿Pero qué pasa si realmente estás luchando? Para muchas de nosotras, el embarazo temprano está lleno de preocupaciones y estrés. Las posibilidades de sufrir un aborto espontáneo en este trimestre son bastante altas y el dolor puede hacer que sus niveles de estrés se disparen. Esto puede aumentar la gravedad de su dolor a medida que esté más tenso en general y continúe con su rutina diaria. Es posible que descubra que todo esto se suma a las ya sensibles articulaciones de la espalda.

Formas de aliviar el dolor de espalda extremo antes de la BFP

Luchar contra el dolor puede cambiar todo tu día. No damos suficiente crédito a nuestros músculos y articulaciones hasta que surge un problema. Sólo cuando sufrimos nos damos cuenta de con qué frecuencia tensamos nuestros músculos.

Respectivamente Según la Asociación Estadounidense del Embarazo, entre el 50 y el 75 % de las mujeres pueden experimentar dolor de espalda al principio del embarazo, incluso antes de recibir un resultado positivo. Entonces, antes de caer en el círculo vicioso de preocuparse por enfrentar una prueba negativa, eche un vistazo a cómo lidiar con el dolor de espalda en esos primeros días.

  • Actitud- Ahora presta atención a tu posición sentada, ¿tienes la espalda recta? ¿Estás descansando? ¿Estás inclinando el cuello y mirando tu teléfono? Cualquiera de estos elementos puede empeorar el dolor de espalda. Asegúrese de ayudar a su ya estresada columna manteniendo la espalda recta. Ya sea sentado o de pie, levantar la barbilla le recordará que debe sentarse erguido.
  • Dormir- No podemos controlar nuestra posición para dormir, pero podemos agregar apoyo. Dormir sobre el lado izquierdo y agregar algunas almohadas adicionales puede ayudar a aliviar la tensión en los músculos de la espalda. A medida que avanza tu embarazo, puedes comprar almohadas especiales que brinden soporte completo para tu espalda y estómago, para que a tu pareja no le importe compartir tu cama con el equivalente de otro ser humano, ¡adelante! ¡Todo para un sueño reparador!
  • Zapatos- Tus pies sufren mucha tensión durante el embarazo. Se encargan del peso extra y del ajuste de la pelvis. Así que asegúrese de usar calzado cómodo, plano y con soporte.
  • terapia de calor ¡Lo juro por la terapia de calor! Si está esperando el resultado importante de BFP, debe tener cuidado al tomar analgésicos. El uso de calor, ya sea en una botella de agua, una almohadilla térmica o paquetes para microondas, puede relajar los músculos tensos y estimular la activación de los analgésicos naturales del cuerpo (endorfinas).
  • Ejercicio- El ejercicio de baja intensidad es una excelente manera de mantener los músculos en movimiento y ayudar a mantener fuertes las articulaciones sueltas. Considere siempre el consejo médico antes de emprender un nuevo programa de ejercicios.
Resumen

Está bastante claro que se considera normal sufrir dolor de espalda antes de la BFP. Todavía no es el peso extra el que ejerce presión sobre las articulaciones, pero todo se está preparando para aflojarse y crear espacio adicional.

Pruebe algunos de los consejos que le ayudarán a superar este momento difícil y, cuando obtenga su BFP, podrá sentirse mejor sabiendo que su cuerpo sólo está haciendo lo mejor que puede para cuidar a su bebé en desarrollo.

Más para leer:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Dolor de espalda antes de la BFP: motivos y opciones para aliviar el dolor

Dolor de espalda antes de la BFP: motivos y opciones para aliviar el dolor

El dolor de espalda es un síntoma común que muchas mujeres pueden experimentar antes de obtener un resultado positivo en una prueba de embarazo (BFP, por sus siglas en inglés).

¿Por qué ocurre el dolor de espalda antes de la BFP?

Existen diversas razones por las cuales puedes experimentar dolor de espalda antes de la BFP. Aquí te explicamos algunas de las más comunes:

  1. Cambios hormonales: Durante el proceso de implantación, las hormonas en tu cuerpo comienzan a cambiar para proporcionar un ambiente adecuado para el embarazo. Estos cambios hormonales pueden afectar los ligamentos y músculos de la espalda, causando sensibilidad y dolor.
  2. Expansión uterina: A medida que el embrión se implanta en el útero, puede producirse una leve contracción de los músculos uterinos. Este proceso puede causar molestias y dolor en la espalda baja.
  3. Alteraciones posturales: La producción de hormonas durante el embarazo puede provocar cambios en la alineación y curvatura de tu columna vertebral. Estos cambios posturales pueden ejercer presión adicional en los músculos de la espalda, generando dolor.

Opciones para aliviar el dolor

Si estás experimentando dolor de espalda antes de la BFP, existen algunas opciones que puedes considerar para aliviar el malestar:

  1. Descanso y buenos hábitos posturales: Intenta descansar lo suficiente y adopta una postura adecuada al sentarte y levantar objetos. Evita estar de pie o sentada durante largos periodos de tiempo y utiliza cojines de apoyo para mantener una correcta alineación de la columna.
  2. Ejercicio suave: Realizar ejercicios de bajo impacto como yoga, natación o caminatas pueden fortalecer los músculos de la espalda y aliviar el dolor. Consulta con tu médico antes de iniciar cualquier rutina de ejercicios.
  3. Aplicación de calor o frío: Utiliza compresas calientes o bolsas de hielo en la zona afectada para reducir la inflamación y aliviar el dolor. Recuerda no aplicar calor directamente en el abdomen si sospechas un posible embarazo.
  4. Masajes: Un masaje relajante puede ayudar a liberar la tensión y reducir el dolor de espalda. Asegúrate de acudir a un profesional capacitado en masajes prenatales.
  5. Acupuntura: Algunas mujeres encuentran alivio en la acupuntura para el dolor de espalda durante el proceso de concepción y embarazo. Consulta con un especialista en medicina china antes de someterte a este tratamiento.

Recuerda que cada mujer es diferente y lo que funciona para una puede no ser efectivo para otra. Si el dolor persiste o se intensifica, es importante buscar atención médica para descartar cualquier otra causa subyacente.

Fuentes adicionales:


Deja un comentario